Acerca de Corphilium

Acerca de Corphilium

¿Te sientes vacío e impotente ante una vida carente de sentido?

Podría decir sin más, como suele hacerse:

Hola, me llamo Sara, graduada en una carrera muy rimbombante llamada Estudios Semíticos e islámicos, y con un máster en Ciencias de las Religiones, vaya, qué guay suena todo, ¿no? Además, tengo conocimientos de árabe, hebreo y turco, así como de multitud de religiones y corrientes espirituales. Ah, y he dado alguna que otra charla por ahí sobre esoterismo y cábala.

Sara

Pero la realidad es que detrás de esos títulos insignificantes, existe una persona que ha sufrido muchísimo, como cualquier otra, y que ha luchado con uñas y garras por salir del pozo oscuro en el que estuvo atrapada mucho, mucho tiempo.

Soy una persona real, como tú.

No tiene valor lo que haya podido conseguir académicamente, pues todo eso es fútil e intrascendente, y sólo alimenta a un ego hambriento de reconocimiento.

El verdadero logro está dentro de cada uno, y se trata de cómo vivimos, de cómo decidimos abocar nuestra existencia hacia una completa realización o hacia el fracaso más absoluto.

Es una pena advertir que muchas personas deciden dejarse llevar por los más bajos ideales, dejando el rumbo de sus vidas en modo automático sin cuestionarse ni replantearse nada acerca de su trayectoria vital.

Vivimos desconectados de nosotros mismos, evadiéndonos constantemente con las múltiples vías de escape que nos proporciona este sistema: redes sociales, televisión, novelas vacías, videojuegos, relaciones tóxicas, series, películas…

Tenemos un miedo atroz a la muerte, y lo cierto es que, tarde o temprano, nos llegará nuestra hora de partir. Al evadirnos, nos olvidamos de nuestra angustia, de nuestro inconformismo, tristeza y, sobre todo, de nuestro propósito.

Pasan los días, los meses, los años, y nuestro pesar aumenta a medida que el tiempo transcurre. No podemos cambiar el pasado, pero sí el futuro. Vivir autocondenados a padecer un futuro gris no es vida, es, de hecho, estar muerto en vida.

La mayoría de personas mueren como carbón, teniéndolo todo para brillar y vivir como diamantes. Pero admitámoslo, brillar asusta, porque todo en esta sociedad está montado para que te mantengas como una oveja conforme y, lo digo bien claro, esclava de un trabajo, de unas deudas, de unas -falsas- necesidades… y al final, lejos de vivir, solamente sobreviven.

Nunca se cuestionan POR QUÉ y PARA QUÉ están aquí, deambulando por la Tierra en una existencia humana.

Este blog es una manifestación de mi por qué y para qué, de mi propósito.

Corphilium es la encarnación de mi voluntad en poner un granito de arena entre esta devastación que corroe al planeta, entre tanto egoísmo, odio, rencor, sufrimiento, autoindulgencia, victimismo… No nos damos cuenta, pero somos nosotros mismos los que nos sentenciamos y sepultamos.

¿Conocéis la historia del elefante?

Dice algo así como que, en el circo, a las crías de elefante se las ata de una patita en un pivote para que no se escapen. Los primeros días, el elefante querrá huir y tirará con todas sus fuerzas, sin ningún resultado aparente. Este elefante, ya adulto, seguirá atado al mismo soporte y, creyendo que no puede escaparse, siquiera lo intentará, a pesar de que ahora de un tirón arrancaría todo el pivote.

Esto es lo que nos sucede, de niños, nuestros padres, el sistema educativo, la sociedad y la cultura nos cortaron todas las vías de autoexpresión, creatividad, todos los sueños y alegrías, y nos indujeron a relegar nuestro por qué y para qué en el baúl de la memoria. Ahora, ya adultos, hemos seguido a la masa en busca de una vida feliz, pero damas y caballeros, la felicidad SÓLO puede manifestarse cuando estás alineado en tu POR QUÉ Y PARA QUÉ. Cuando vives en sintonía contigo mismo, siendo quien realmente eres y no quien crees que debes ser.

Despertemos ya de este tétrico sueño en el que estamos sumidos, y VIVAMOS.

En este blog se publicará toda una serie de artículos relacionados con diversos temas que conciernen al despertar de la conciencia y que conducen hacia una plenitud tanto física, como mental y espiritual.

La vida es una historia cuyo final es la muerte, haz de ella una historia memorable