Aprende a mejorar tu autoestima leyendo

Aprende a mejorar tu autoestima leyendo

27/05/2018 3 Por Sara

Tiempo atrás, en la Comunidad de Facebook de Corphilium, alguien recomendó el libro La princesa que creía en los cuentos de hadas. Después de devorar el libro Mañanas milagrosas: los 6 hábitos que cambiarán tu vida antes de las 8:00 me dispuse a inmiscuirme de lleno en el mundo de la fantasía y de las princesas de cuentos pero sobre todo… de la autoestima literaria.

 

No querrás perderte:

Qué es el Eneagrama de la personalidad y para qué sirve

 

✩ Palabras clave: autoestima, superación personal, autoconocimiento, fantasía, amor, apego, sufrimiento, heridas emocionales, ego, niño interior, emociones, clan familiar.

 

¿Quién es Marcia Grad Powers?

Marcia es una educadora de Terapia Racional Emotiva Conductual y autoria de varias obras magníficas (por ejemplo El matadragones que tenía el corazón pesaroso).

Algunos de sus best-sellers los redactó con la colaboración del Doctor Albert Ellis (ver en Wikipedia), un prestigioso psicoteapeuta cognitivo fallecido en el año 2007.

Los libros de Marcia se caracterizan por narrar historietas donde se exhiben las heridas emocionales e irracionales que la mayor parte de personas cargamos en nuestro corazón y alma.

Marcia nos encamina hacia el camino del autoconocimiento, autoestima y del autodesarrollo, fundamental para conseguir hallar la felicidad.

 

 

¿De qué trata La princesa que creía en los cuentos de hadas?

Y dicho esto, vayamos con el pastel, ¿de qué trata el libro?

 

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas (enlace a Amazon)

 

Bien, La princesa que creía en los cuentos de hadas narra la preciosa historia de una princesita llamada Victoria. La princesa desde pequeña ha sido reprimida por sus padres para adecuarse al “Código real para princesas” (el cual, por cierto, es un nauseabundo reflejo de la sociedad).

Victoria también tiene una “mejor amiga” llamada Vicky (que hace el papel de su niña interior, herida y magullada por la represión de la infancia).

Ésta, desde que era tan sólo una niña, soñaba con encontrar a un príncipe azul que le otorgara la felicidad suprema. Años después, Victoria encuentra al príncipe azul pero… nada es como ella creía. La princesa debe superar muchos conflictos consigo misma y, con la ayuda de algunos amiguitos dignos de una fábula (un búho, un delfín, un leñador y una bruja) consigue desprenderse de todo lo irrelevante para darse cuenta de que todo lo que necesitaba era sólo una cosa: a sí misma.

 

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas

 

 

¿Por qué lo recomiendo?

La princesa que creía en los cuentos de hadas es una metáfora preciosa de la realidad. El libro se enfoca fundamentalmente en las mujeres… Aunque hombres y mujeres sufren heridas parecidas.

Muchas de nosotras focalizamos nuestra atención plenamente en un hombre/”príncipe azul” que creemos que esa será la fuente primigenia de felicidad. Nos olvidamos de tal modo de nosotras mismas que, dificilmente, podemos ser felices.

Esta obra es una verdadera joya plagada de simbolismo y claves imprescindibles para el verdadero autoconocimiento, autoestima y empoderamiento. Aunque se camufle con un vocabulario fácil, y una apariencia de “típico cuentecito”, su mensaje es  potentísimo e imperdible.

Victoria debe superar muchas dificultades antes de alcanzar la clave de la superación personal. Esta vía es una senda que dura toda una vida, nunca tiene fin. Para ello, Victoria (y Vicky) deberán enfrentarse a sus pasmosas emociones, a su debilidad, sus miedos, mentiras…

He de confesar que varios pasajes me han resultado una auténtica obra maestra. Quiero destacar sólo uno de ellos muy escuetamente para no hacer demasiado spoiler 😛

 

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas

Autoestima: La princesa que creía en los cuentos de hadas

 

En un momento de la obra, Victoria llega a un pueblecito, “el campamento de los viajeros perdidos”.

En este lugar, la gente deambula sin saber a donde ir, perdida en sus propias fantasías y falsedades.

Allí, las flores no se sienten dignas de absorver el agua de la tierra.

Hay príncipes que se creen ranas, y ranas que se creen príncipes.

Por otro lado, los monos intentan “salvar” a los peces colocándolos en las ramas para que no se ahoguen.

También, el manzano se siente inferior por no ser capaz de producir naranjas.

Hay gente que porta unas gafas muy curiosas. A través de sus lentes, ven el desolador campamento como si fuera maravilloso y alegre. [Sin duda, una alegoría de los antidepresivos y el autoengaño].

 

👉 Cuando la princesa se escandaliza al ver al mono “salvando” al pececito, le comenta un aldeano del pueblo:

“Si te parece mal que los monos intenten salvar a los peces, deberías ver lo que pasa cuando unas personas intentan salvar a otras”.

IMPRESIONANTE metáfora.

 

Mejora tu autoestima, amor propio y percepción de ti mismo/a en tan solo unas horas de lectura.

 

Te aconsejo enormemente que saques algo de tiempo para leer esta entrañable historieta. Tu “yo del futuro” te lo agradecerá 😛

 

💚  Ver La princesa que creía en los cuentos de hadas en Amazon.

Artículos relacionados