Aleister Crowley: La bestia 666

Aleister Crowley: La bestia 666

08/08/2018 4 Por Sara

¿Alguna vez te has preguntado qué fue de ese hombre tan excéntrico llamado Aleister Crowley? Más allá de ser catalogado como “el hombre más despreciable de todos los tiempos”.

De hecho, él mismo afirmó haber sacrificado a más de 150 niños y haber iniciado en ocultismo al propio Hitler. No sólo eso, también aseguró ser la reencarnación del archi-conocido cabalista Eliphas Lévi. ¿Cuánto de esto es verdad y cuánto es mentira? Hagamos un repaso de su vida.

 

Quizás también quieras ojear:

Astrología fácil: Introducción a la astrología kármica

El Tarot (II): Usos del Tarot

El origen pagano de Halloween

 

✩ Palabras clave: esoterismo, ocultismo, tantra, magia negra, brujería, Aleister Crowley, magia, Thelema, sexo, magia sexual.

 

¿Quién fue Aleister Crowley?

Edward Alexander Crowley, la Bestia 666, mejor conocido sencillamente como Aleister Crowley, nació el doce de octubre del año 1875, en Leamington Spa, Warwickshire (Inglaterra), en el seno de una familia fanática de la secta la Hermandad de Plymouth. Crowley más tarde acabaría definiendo a su madre como «una estúpida fanática de la especie más estrecha, lógica e inhumana». Sus primeros años de vida quedan explicados en el título del prefacio a su obra La Tragedia del Mundo (The World’s Tragedy), “un niño en el infierno”.

Crowley padre, de origen galés, había heredado una floreciente empresa cervecera. Como sostiene Colin Wilson, «la riqueza de la familia es casi tan importante como su fanatismo para explicar el temperamento rebelde y autocrático de Crowley». A pesar de la mojigatería de su familia, Crowley fue un niño enormemente malcriado.

 

Emily Bertha Bishop, madre de Aleister Crowley

Emily Bertha Bishop, madre de Aleister Crowley

 

A la edad de seis años, su familia se mudó a Redhill, Surrey (Inglaterra). Su padre murió cuando tenía Aleister tan sólo once años, en 1886, debido a que le diagnosticaron un cáncer de lengua y éste prefirió que le tratara un curandero, debido a cuestiones religiosas.

Su madre, entonces, se traslada a Londres, cerca de su hermano Tom Bond, al cual Crowley dedica una página entera de odio en su autobiografía. En este punto, la transformación de Crowley hacia la rebeldía empieza a gestarse. El colegio al que asistía, en Cambridge, estaba liderado por los Hermanos de Plymouth. Su salud acabó resintiéndose, y lo retiraron del centro. Los médicos le aseguraron que, debido a su débil salud, lo más probable era que muriese antes de alcanzar los veintiún años, por lo que le recomendaron que viajara por el país junto con un tutor, elegido por el tío Tom.

 

Imagen antigua de Aleister Crowley cuando era un niño

Aleister Crowley de niño

 

En uno de estos viajes, tuvo su primera aventura sexual con una muchacha llamada Belle McKay hazaña que, como comenta en su autobiografía, repitió a la mañana siguiente con una robusta camarera. Fueron varios los tutores que el tío Tom designo al cuidado del niño, hasta que cometió el error de nombrar a Archibald Douglas, «que resultó ser un humano muy normal y que inició a Crowley en la bebida, el tabaco, las carreras, el billar, las cartas y las mujeres». Al enterarse el tío Tom de ello, despidió a Douglas.

A los dieciséis años, fue enviado a la escuela pública de Malvern, que resultó ser tan “pérfida” como la anterior. Terminó convenciendo a su madre para que lo retirara de allí. Tras ello, su madre lo mandó a la escuela pública de Tonbridge, pero fue expulsado tiempo después al contagiarse de gonorrea por una prostituta. Su madre, entonces, lo envió al cuidado de uno de los hermanos de Plymouth y comenzó a asistir a clases en el colegio de Eastbourne, donde descubrió que le apasionaban las ciencias, así como el ajedrez, convirtiéndose pronto en el mejor de su ciudad. Esta época finalizó con un estallido de violencia.

 

Aleister Crowley (a la izquierda) jugando al ajedrez con el literato Fernando Pessoa en 1930

Aleister Crowley (a la izquierda) jugando al ajedrez con el literato Fernando Pessoa en 1930

 

 

Juventud de Aleister Crowley, la bestia 666

A los veinte años, entró en Cambridge para estudiar diplomacia (carrera que nunca terminó), momento en el que empezó a leer a Carlyle, Swift, Coleridge, Fielding y Gibbon. También, este fue el instante en el que desarrolló sus capacidades poéticas y, como él mismo comenta en sus Confesiones, aprovechó esta temporada lejos de su familia para «tener todos los enredos sexuales que le fueron posibles». En Estocolmo, en la Noche Vieja de 1896, cuando Crowley contaba con veintiún años, tuvo una experiencia misteriosa y dolorosa, como él mismo afirma, que le reveló que poseía un mágico procedimiento para tomar conciencia. Este mágico procedimiento parece ser la magia sexual de tipo homosexual.

Tras las vacaciones de 1897 en San Petersburgo, dejó de interesarse por el ajedrez, y cayó gravemente enfermo, afectando también a su salud mental. Esta situación lo obligó a cuestionarse su frágil mortalidad, llegando a la conclusión de que estaba vislumbrando una realidad universal, la primera de las cuatro nobles verdades de Buda:

 

Toda existencia es sufrimiento

 

Toda conquista material resulta enormemente decepcionante, pues, como Crowley creía, nuestra meta real es obtener el control de la mente misma. Sin este control, todo éxito es vano.

 

 

Inicios en la magia y el esoterismo

Comenzó su viaje místico a través de El libro de la magia negra y de los pactos (The book of Black Magic and Pacts), compilado por el ocultista Arthur Edward Waite (1857-1942), miembro del Alba Dorada y co-creador, por cierto, del popular mazo de tarot Rider-Waite. El libro resultó ser una decepción. Escribió a Waite y éste le recomendó que leyera La nube sobre el santuario (The cloud upon the Sanctuary), del místico alemán Karl von Eckartshausen (1752-1803).

Al mismo tiempo, se hizo miembro de dos órdenes más bien desalentadoras en su búsqueda, la Iglesia Celta y los Legitimistas Españoles. Poco tiempo después, conoció a Herbert Pollitt (1871-1942), el cual sería su primera relación homosexual completa, y que acabó rompiendo por el profundo pesimismo de Pollitt. En 1898 publicó sus poemas Aceldama, The tale of Archais, Songs of the Spirit, The Poem, Jephathah, Jezebel y White Stains. Siguió leyendo textos herméticos, como Cábala sin velo (Kabbalah unveiled) de Knorr von Rosenroth y diversos textos alquímicos. Al cabo de un tiempo, el químico George Cecil Jones (1873-1969) lo introdujo en la Orden del Alba Dorada, a través de Samuel Liddell Mathers, recibiendo el nombre mágico de Perdurabo (‘resistiré’).

 

Herbert Pollitt

Herbert Pollitt

 

A continuación, volvió a París, junto con el pintor británico Gerald Kelly (1879-1972). Allí conoció al popular escritor William Somerset Maugham (1874-1965), inspirándose en Crowley para esbozar el personaje de Oliver Haddo en su novela El Mago:

“Era un hombre de gran tamaño […] pero lo más notable de él era su vasta obesidad. Su barriga era de dimensiones imponentes. Su cara era grande y carnosa…”

Posteriormente, vuelve a Londres y luego a su casa de Boleskine en Escocia, donde terminó aburriéndose.

 

Jimmy Page tras adquirir la emblemática Boleskine House de Crowley

Jimmy Page tras adquirir la emblemática Boleskine House de Crowley

 

 

Las Mujeres Escarlatas y Aiwass

En 1903, Aleister Crowley fue a Edimburgo, y conoció a Rose (1874-1932), la hermana de Gerald Kelly, con la que se casó. Rose se convertiría en su primera “Mujer Escarlata”. Su relación duró seis años (aunque Crowley, mientras tanto, no dudó en tener numerosas y variadas aventuras). Rose, como todas sus “Mujeres Escarlatas”, poseía grandes capacidades mediúmnicas.

Viajaron a París, y luego al Cairo, donde Crowley invocó Goethia (magia negra) en la Cámara del Rey de la Gran Pirámide. Más tarde, un sheij le enseñó árabe y le inició en la Cábala árabe. Volvió de nuevo al Cairo, alquilando allí una casita, y Crowley trató de realizar de nuevo la misma invocación de Goethia, pero en vez de conjurar a los silfos, Rose, en trance, no paraba de repetir «has ofendido a Horus».

Una entidad llamada Aiwass, la cual Rose aseguró era su Santo Ángel Guardián, se comunicaba a través de ésta, dictándole famoso Libro de la Ley (Liber AL vel Legis). Crowley afirmó que esta obra reemplazaba todas las religiones anteriores. En un comentario posterior, en 1925, Crowley afirma que el estudio de este libro está prohibido. Aiwass también le sugirió el uso de drogas y alcohol para conseguir estados se conciencia superiores (consejo que, desafortunadamente, siguió a rajatabla años después). 

 

El Libro de la Ley, de Aleister Crowley

El Libro de la Ley, de Aleister Crowley

 

Lo cierto es que, sea como fuere, Crowley consiguió ciertos resultados en sus invocaciones que lo convencieron de que verdaderamente tenía dotes mágicas, aunque lo que supuso que era su Ángel Guardián o un antiguo dios egipcio, pudo ser alguna baja entidad incorpórea con la suficiente inteligencia y locuacidad para transmitirle a Crowley lo que éste quería escuchar. O, visto desde un punto de vista más académico, podría ser que Aiwass fuera sólo una materialización de su subconsciente.

Horus

Dios egipcio Horus

 

 

 

Decadencia de Aleister Crowley

Tras una infructuosa expedición al Kanchenjunga, la tercera montaña más alta del mundo, fue a Darjeeling y luego fue invitado por el Marajáh de Moharbhanj, donde escribió El jardín perfumado. Rose, Crowley y su recién nacida hija, Nuit Ma Athanoor Hécate Safo Jezabel Lilith (sí, vaya nombre) viajaron a Rangoon, Maldalay, Bhamo y finalmente, a China.

De vuelta a Inglaterra, en 1906, su hija murió por fiebre tifoidea debido a que Rose era dipsómana y en una borrachera, olvidó esterilizar el biberón de la pequeña. 1906 fue un año pésimo para Aleister, pues le tuvieron que extirpar una glándula infectada de la ingle, se le infectó el ojo derecho, cogió una neuralgia y una úlcera de garganta.

En 1907, Rose dio a luz a su segunda hija, Lola Zaza. Pasó casi todo el año viajando por el Mediterráneo en un “retiro mágico”. Fundó posteriormente la Orden Secreta de la Estrella de Plata, Astro Argénteo (cuyas iniciales eran A.A.) y, poco tiempo después, adquirió al neófito Víctor Benjamín Neuburg (1883-1940), cuyo nombre mágico fue Omnia Vincam (‘Todo lo venceré’) y con el cual viajó a París y a España. Tras otro retiro mágico, y un viaje a México, creyó confirmársele que por fin se había convertido en un Maestro ascendido.

 

Crowley, Rose y Lola Zaza en 1910

Crowley, Rose y Lola Zaza en 1910

 

El 3 de diciembre de 1909, Crowley y Neuburg realizaron un acto de sodomía en el Monte Dal’leh Addin, cercano a Bou-Saada (Argelia), para completar un ritual. Tres días después, invocó en los alrededores de Bou-Saada al demonio del abismo, Coronzón. Sobre esta entidad, en The Confessions of Aleister se incluye:

“El nombre del Morador en el Abismo es Coronzón, pero él no es realmente un individuo. El Abismo está vacío de existencia; está plagado de todas las formas posibles, cada una igual de vacía; entonces, cada una entonces es maligna en el único y verdadero sentido de la palabra – eso es, carente de significado, pero maligno, en cuanto a que ansía convertirse en real. Estas formas garabatean sin sentido en montones azarosos como demonios de polvo y cada una de esas posibilidades asegura ser un individuo gritando ‘¡Yo soy yo!’ a pesar de ser consciente todo el tiempo de que sus elementos no tienen una unión verdadera; de modo que la perturbación más pequeña disipa la ilusión igual que un jinete encontrando un demonio de polvo, lo lleva en lluvias de arena a la tierra”.

 

 

La Abadía de Thelema

A través de este episodio, Crowley descubrió que el sexo era una eficaz herramienta para focalizar la mente ante la magia. Con la herencia de su millonario padre a punto de acabarse, Crowley buscó toda clase de artimañas para ganar algo de dinero, debido a lo cual su figura pública quedó muy perjudicada, «desde este momento y por el resto de su vida, le sería imposible escapar de su reputación de hombre perverso».

Luego, fue a Italia junto a su fugaz segunda “Mujer Escarlata”, Mary d’Este Sturges (1871-1931), donde escribió su obra Libro cuarto. En 1912, recibió la visita de Theodore Reuss (1855-1923), jefe de la orden secreta de Ordo Templi Orientis, OTO (‘Orden del Templo de Oriente’), el cual le inició en la magia sexual y le dio el permiso de crear una rama inglesa de la OTO. En este caso, su nombre mágico sería Baphomet.

 

Mary d’Este Sturges

Mary d’Este Sturges

 

 

Se encomendó a iniciar a los adeptos en sus “nueve grados” y comenzó a cobrar bastante por ello. En París, realizó lo que él llamó “el Trabajo de París”. Neuburg, de regreso a Londres, decidió romper su amistad con Crowley, pues, entre otras cosas, creía que había asesinado a su amante Joan Hayes.

En 1914, se encontró cara a cara con la pobreza en Norteamérica. Las (y los) amantes se sucedieron, en práctica de la magia sexual. Consiguió un empleo en el periódico “The Fatherland” para redactar propaganda antibritánica, haciéndose pasar por irlandés. Un discípulo suyo, Jones (cuyo nombre mágico era Frater Achad) le hizo comprender a Crowley que ya estaba preparado para promulgar el crowleyanismo, con el nuevo nombre de Maestro Therion o La Bestia.

En 1918 conoció a Leah Hirsig (1883-1975) y se convirtió en su “amante fija”, su tercera gran “Mujer Escarlata”.

 

Leah Hirsig

Leah Hirsig

 

En 1919 volvió a Londres, sin un céntimo y con asma y bronquitis debido al abuso de la cocaína y de la heroína. Leah quedó embarazada de su hija Poupée (que murió antes de llegar al año de edad) y fueron a Fointainebleau. En el barco, conoció a Ninette Shumway (1895- 1989), con la que tuvo a su hija Louise Shumway Muhler en 1920.

Con el dinero de una herencia de una tía fallecida, edificó en Cefalú, al norte de Sicilia, la abadía de Thelema. En enero de 1922, sin dinero, regresó a Fointanebleau para volver inmediatamente, con Leah, a Londres, donde consiguió un contrato para escribir Diario de un drogadicto.

El “Sunday Express” pronto atacó ferozmente el Diario de un drogadicto y las depravaciones, uso de drogas y orgías que tenían lugar en la abadía de Thelema. El 1 de mayo de 1923, Crowley y Leah abandonaron Thelema por orden de Mussolini y emprendieron un viaje a Túnez.

John Bull publicaba por esa época titulares sobre Crowley del tipo “el rey de la depravación”, “un hombre al que nos gustaría colgar” y “una bestia humana”, además de que le dio el mote del “hombre más depravado del mundo”.

 

Una de las paredes de la fatídica abadía de Thelema

Una de las paredes de la fatídica abadía de Thelema

 

Drogas, adicciones y muerte de Aleister Crowley

La heroína y la cocaína estaban destrozando su salud y había perdido todo interés por el sexo, además, Leah decidió casarse con otro discípulo de Crowley, Norman Mudd. Adoptó en París, en 1924 a una nueva Mujer Escarlata, Dorothy Olsen (1892-1981).

Heinrich Tränker (1880-1956), jefe suplente de la OTO en Alemania por aquel entonces, invitó a Crowley a reunirse con él y, ante la posibilidad de que Crowley se convirtiera en el nuevo jefe de la OTO, la orden se fracturó en tres grupos, entre ellos, uno que rechazó fervientemente a Crowley (con Tränker a la cabeza), otro que lo aceptaba como profesor y otro que abogaba por el crowleyanismo, dirigido por Karl Germer (quien lo mantendría económicamente). En 1929 fue expulsado de Francia.

Acabó fingiendo un suicidio en el acantilado cerca de Cintra para reconciliarse con una amante alemana de diecinueve años, Hanni Jaegar. En 1934 se embarcó en un litigio contra su antigua amiga, Nina Hammet que terminó hundiéndolo en la pobreza. Este hecho marcó el final de su carrera como mago. Consiguió algo de dinero con la venta de sus píldoras de Elixir de la Vida, para revitalizar la potencia sexual (las cuales, de hecho, contenían el esperma de Crowley). En 1939 dio una serie de charlas por Londres sobre yoga.

Murió el 1 de diciembre de 1947 por insuficiencia cardiaca y bronquitis crónica y cuatro días después fue incinerado en Brighton. Su muerte fue anunciada en los periódicos junto con fotografías del “hombre más depravado del mundo”.

 

Aleister Crowley en la recta final de su vida

Aleister Crowley en la recta final de su vida

 

A partir de la década de los años sesenta, hubo un gran despertar de interés por la figura de Crowley (recordemos que incluso los Beatles adjuntaron su imagen en la cubierta de Sargeant Pepper).

 

Portada del álbum Sargeant Pepper donde aparece el rostro de Aleister Crowley

Portada del álbum Sargeant Pepper donde aparece el rostro de Aleister Crowley

 

Francis Israel Regardie, cuyo interés por Crowley comenzó en 1926 tras leer Libro Cuarto (Book Four), contando con tal sólo diecinueve años, se proclamó como su principal discípulo americano, editando gran cantidad de obras de Aleister, aunque como con la mayoría de individuos que pasaron por la vida de Crowley, éste último también tuvo una pelea con Regardie.

Regardie comenzó a escribir libros de magia tras apearse de la sociedad del Alba Dorada, por parecerle insulsa y frívola. Le envió unos de los tomos a Crowley, quien lo criticó ardientemente. Regardie no aceptó las críticas y le mandó una carta que comenzaba «Querida Alice -burlándose de su bisexualidad- verdaderamente, eres una zorra despreciable…». Crowley, como respuesta, puso en circulación una nota anónima profundamente insultante hacia Regardie.

“La alegría de la vida consiste en el ejercicio de las propias energías, crecimiento continuo, el cambio constante, el disfrute de cada nueva experiencia. Para detener simplemente significa morir. El error eterna de la humanidad es la creación de un ideal alcanzable”.

 

PD: La mayor parte de la información aquí sugerida viene del Libro de Colin Wilson sobre Aleister Crowley.

Artículos relacionados