¿Qué es el eneagrama de la personalidad?

¿Qué es el eneagrama de la personalidad?

10/02/2018 8 Por Sara

¿Alguna vez te has preguntado qué es el eneagrama y para qué sirve? ¿será mera charlatanería, o un método para alcanzar un mayor grado de autoconocimiento? ¡Cuánto misterio! quédate para averiguarlo 🙂 Pero vayamos poco a poco… ¿Qué narices es eso del eneagrama de la personalidad? ¿será tan útil como aseguran algunos?

Haz click aquí si quieres saber a qué eneagrama se corresponde tu personalidad a través del test online (no hace falta que lo diga, pero es gratis).

 

Otros artículos de interés:

Cómo cumplir tus propósitos
Cartas a un hijo: cuando ya me haya ido
¿Cuántos años tienes? Vive el Ahora

 

 ✩ Palabras clave:  eneagrama, eneatipos, personalidad, psicología, psicología transpersonal, espiritualidad, mente, emociones, ego.

¿Qué es el eneagrama de la personalidad?

El eneagrama de la personalidad es un método de organización de los diferentes tipos de personalidades. Tiene como base diversas doctrinas místicas orientales, y su principal promotor fue el filósofo místico G. Gurdjieff (1866-1949), aunque se desconoce con exactitud su origen histórico.

Algunas corrientes psicológicas le han reconocido cierto interés psíquico, así como espiritual. Asimismo, es ampliamente utilizado en psicoterapia, coaching, diferentes artes, etc. Ha sido usado también por Óscar Ichazo y Claudio Naranjo.

 

El eneagrama de la personalidad

Ilustración del eneagrama

 

El resumen de esta doctrina es que existen nueve tipos de personalidades, que se atraen y repudian entre ellas, según su nivel de desarrollo y autosuperación.

¿En qué me afecta esto?

Cada tipo de personalidad se define por unos rasgos arquetípicos mentales, emocionales y de comportamiento, que sirven como plano para trascender los baches y alcanzar la autorrealización, la autodeterminación y, en último término, la iluminación.

Es decir, si sabes tus tendencias innatas de antemano, estas son más fáciles de superar que en el caso de desconocerlas.

 

“No hay un sólo día de tu vida que no hayas impactado de alguna forma en la gente de tu alrededor. Lo que tú hagas, hace toda la diferencia, por lo que has de decidir qué clase de diferencia quieres hacer”

 

 

Los eneatipos

Cada tipo concreto de personalidad se denomina, según esta doctrina, como “eneatipo”. Por tanto, existen 9 eneatipos reconocidos. Lo normal suele ser que una persona sea fundamentalmente un eneatipo, pero tenga también características en mayor o menor grado de otros eneatipos, sin embargo, su eneatipo predominante será la columna vertebral de su personalidad.

Cada eneatipo se estructura según a dos preguntas elementales:

► ¿Cómo se relaciona con los demás?

► ¿Cómo se sienten?

Para cada una de estas preguntas, existen tres posibles posturas: empática, apática y antipática. Por supuesto, esta clasificación es puramente genérica.

 

Cuadro comparativo de eneatipos:

Cuadro comparativo de eneatipos

Cuadro comparativo de eneatipos

 

 

Los 9 eneatipos

Vayamos pues arrojando algunos datos superfluos de cada eneatipo. Cada tipo de personalidad será tratado en artículos aparte, esto es sólo un mero resumen. Vas a ver que cada eneatipo tiene un color diferente (rojo, verde o morado), veremos más adelante por qué.

 

Eneatipo 1

Esta personalidad se destaca por ser enormemente perfeccionista y exigente, tanto para consigo mismo como para los demás. Esta búsqueda perpetua de la perfección les lleva a menudo a acumular gran ira interna. Tienen un gran sentido de la disciplina y de la responsabilidad. Su don es la tolerancia. Se relaciona con el pecado capital de la ira.

 

Ejemplo de Eneatipo 1: Lisa Simpson

Ejemplo de Eneatipo 1: Lisa Simpson

 

Eneatipo 2

Son aquellos individuos que “necesitan ser necesitados“. Su autoestima se basa en el grado en que se sienten amados y necesitados por los demás. Pueden volverse muy orgullosos, y desean que la otra persona sea agradecida. Sus necesidades son menos importantes que las del resto. Su más alta percepción es el altruismo. Su pecado capital es el orgullo.

 

Ejemplo de eneatipo 2: Anakin Skywalker

Ejemplo de eneatipo 2: Anakin Skywalker

 

Eneatipo 3

Son personas muy activas, trabajadoras y laboriosas. Les preocupa mucho su imagen, por lo que fácilmente pueden caer en la vanidad. Desean alcanzar su éxito a toda costa. Su contraparte más positiva es la sinceridad. El pecado capital al que se relaciona, pues, es la vanidad.

 

Ejemplo de eneatipo 3: Superman

Ejemplo de eneatipo 3: Superman

 

Eneatipo 4

Es el tipo de personalidad artística. Buscan constantemente sentirse especiales y diferentes, en otras palabras, destacar. Poseen gran sensibilidad, y es posible que esto los encamine a una vida descontrolada por su fuerte torrente emocional, melancolía y fijación con el pasado. Su deje es la envidia. La cualidad que han de desarrollar es la creatividad. Su pecado es la envidia.

 

Ejemplo de eneatipo 4: Betty Boop

Ejemplo de eneatipo 4: Betty Boop

 

Eneatipo 5

Son los investigadores, los individuos ávidos de conocimiento (usualmente, de carácter poco práctico). Suelen llevar vidas muy austeras y ascetas, con poca socialización. Son autosuficientes, observadores, fríos y racionales. Su talón de aquiles es la envidia, pero pueden llegar a ser muy desapegados. Su pecado es la avaricia.

 

Ejemplo de eneatipo 5: profesor Hubert Farnsworth

Ejemplo de eneatipo 5: profesor Hubert Farnsworth

 

Eneatipo 6

Es aquella personalidad que necesita sentirse seguro, a toda costa. Son muy fieles a las leyes y a las normas, y anhelan en todo momento una figura de autoridad que les dicte unas pautas (aunque a veces, pueden repudiarla). Cargan con innumerables miedos e inseguridades. Sin embargo, eventualmente pueden manifestarse seguros de sí mismos. Su don es, sin duda, la valentía. Su pecado es el miedo.

Ejemplo de eneatipo 6: Arquímedes (Merlín)

Ejemplo de eneatipo 6: Arquímedes (Merlín)

 

Eneatipo 7

Son aquellos que buscan gozar del placer epicúreo. Viven el instante, sin profundizar demasiado en nada. Pueden ser fiesteros o irresponsables, dejando de lado el presente a cambio de placer inmediato. Pueden ser también personas con miedo al compromiso o que no sepan hacerse cargo de las situaciones dolorosas de la vida. Han de tener cuidado con las drogas recreativas y los goces hedonistas. Lo mejor que tienen que ofrecer al mundo es el goce iluminado del instante placente. Su pecado capital es la gula.

 

Ejemplo de eneatipo 7: Peter Griffin

Ejemplo de eneatipo 7: Peter Griffin

 

Eneatipo 8

Son los líderes natos, los justicieros. Pueden tropezar en la lujuria, el dogmatismo o el autoritarismo. Su personalidad es fuerte y confiada, y su brújula interna es su desarrollado sentido de justicia. Tienen que enseñar al resto confianza, fuerza y vitalidad. Su pecado es la lujuria.

 

Ejemplo de eneatipo 8: Lobezno (x men)

Ejemplo de eneatipo 8: Lobezno (x men)

 

Eneatipo 9

Son los pacificadores, los individuos que siempre median para que haya paz. Precisamente, se mueven por la vida buscando paz y evitando todo aquello que perturbe su tranquilidad. Pueden ser irresponsables y perezosos. Tienen la habilidad de fundirse con otras personas, y por ello, les costará muchísimo manifestar sus necesidades. Su don es la serenidad y la bondad. Su pecado, sin duda, es la pereza.

Ejemplo de eneatipo 9: Kif Kroker

Ejemplo de eneatipo 9: Kif Kroker

 

 

Triadas de eneatipos

Como puedes ver, los diferentes eneatipos están agrupados por tres colores: 8-9-1, 2-3-4 y 5-6-7. Estos conjuntos de eneatipos se denominan triadas. Cada triada hace denotar un punto en común clave en el conjunto de las personalidades.

 

Triadas del eneagrama

Triadas del eneagrama

 

Triada visceral

La triada 8-9-1 se denomina triada visceral y proviene, como su nombre indica, de las vísceras, aunque también se la suele llamar triada del instinto. Su motor es su instinto -profundamente subjetivo y  desfigurado según la realidad. Estos eneatipos están muy unidos al cuerpo, y les es muy difícil desvincularse de sus sensaciones. Sin embargo, es frecuente que este arraigo del cuerpo les haga vivir “fuera” de sí mismos, teniendo una falsa sensación de autonomía. Su punto de anclaje es la ira y buscan, ante todo, la autonomía.

 

Triada emocional

La triada 2-3-4 se llama triada emocional o sentimental, pues todo su mundo gira alrededor de sus emociones y sentimientos. Su sufrimiento principal viene de que confunden la apariencia con la esencia, y están continuamente confundidos sobre lo que creen ser, con la materia. Su mayor dificultad son las emociones. Deben superar la necesidad de atención y el sentimiento de vanidad y/o vergüenza.

 

Triada mental

La triada 5-6-7 es la triada mental o triada del pensamiento. Su mayor pesar es la ansiedad y las inseguridades propias de la mente absolutamente racional y lógica. Sienten mucho miedo, aunque no lo aparenten. Su mente, si no la controlan, es una verdadera cotorra que no se acalla nunca. Por ello, muchos individuos de esta triada buscan desesperadamente apaciguarla. Su gran conflicto es integrarse en el mundo y llevar su sabiduría al terreno práctico. Esta búsqueda incesante de seguridad sólo les arrastra al solitario camino del miedo y la angustia.

 

 

Conclusiones

El eneagrama es una herramienta fascinante para el autoconocimiento del Ser. Nada es arbitrario, ni siquiera tu personalidad. Todo tiene un por qué. En mi caso (en el de casi todas las personas que conozco), el enegrama arroja un montón de luz y de oportunidades para sanar heridas y mejorar como seres humanos que somos. Está en nuestra mano utilizar este método, o cualquier otro, para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos. Nada ni nadie va a sanarnos, ni va a disipar la envidia, o la vanidad, o la ira… sólo nuestra propia valentía y disciplina puede hacerlo.

Artículos relacionados