¿Hasta qué punto estamos manipulados?

¿Hasta qué punto estamos manipulados?

04/01/2018 1 Por Sara

Estamos manipulados. ¿Alguna vez te has cuestionado los convencionalismos o las normas sociales que rigen tu vida? ¿Has reflexionado acerca de por qué las cosas son como son, y no son de otra manera? Si es así, te felicito, no es demasiada la gente que se atreve a ahondar en estos temas. ¿Hasta qué punto estamos manipulados?

Esto es así porque profundizar en estas ideas requiere de valentía y coraje. Cada vez que te sumerges más y más en esta VERDAD, las mentiras salen ineludiblemente a flote, y es que, lo aceptemos o no, vivimos una gran mentira. Estos temas dan miedo a muchos individuos porque supone aniquilar todos y cada uno de los pilares ficticios y endebles sobre los que se sustentaban sus vidas. Desde que estamos en el vientre de nuestras madres, se nos adoctrina con temores, pensamientos inconscientes, traumas intrauterinos, y ya cuando somos niños, cuando somos la más pura manifestación de nuestro Ser, se nos amolda según unos modelos de conducta, de educación, de apego familiar, de miedos, de egoísmos… y nuestro Ser, brillante y precioso en un origen, se torna oscuro. Entonces, es cuando entra en acción el EGO.

 

No olvides ojear también:

Felicidad: qué es y cómo conseguirla

Indecisión: todos tenemos miedo a la vida

Vive el Ahora: el tiempo vuela

 

✩ Palabras clave: revolución, mentiras, farsas, medios de comunicación, guerras, conspiración.

 

El ego, fatídico compañero

El ego, que no es malo per se, es una máscara dramática que la mayor parte de la Humanidad porta y confunde con su propio Ser. Nuestro ego actual se ha gestado bajo la presión de estímulos negativos: si no apruebas los exámenes, no eres inteligente; si no vas a la universidad, no vales para nada; si no eres atractivo/a como los modelos de la publicidad, eres un despojo; si no te acuestas con muchos hombres/mujeres, eres un friqui; si no sales de fiesta, eres un aburrido; si eres hombre y no te gusta el fútbol, eres un bicho raro; si eres mujer y no te gusta salir de compras, eres un ser de otra galaxia, y así podría poner mil ejemplos más.

Hemos dejado atrás nuestra individualidad, nuestra conciencia, nuestra propia originalidad y singularidad, para pasar a ser ovejas, todas iguales, de un pastor-Estado que nos está llevando directamente al matadero.

Eso sí, si eres diferente, si tienes la valentía suficiente para expresarte de una manera “no convencional”, no será el pastor-Estado quien te reprima, serán los propios borregos los que tratarán de hundirte y de hacerte ver que el “buen” camino es ir todos juntos al matadero. Lo diferente da miedo, y provoca rechazo en la gente sencillamente porque significa que existe una manera diferente de vivir. Una manera de vivir que no están adoptando, por miedo, por no atreverse a ir en contra de todo el torrente de estúpidos convencionalismos, normas sociales, tradicionalismos y un largo etcétera.

 

piensa-no-seas-un-borrego

Piensa, no seas un borrego

 

Entonces, vivimos como ovejas que quieren ser leones, y morimos bajo el peor de los sufrimientos, que no es otro que el darse cuenta de que disponías de toda una vida para hacer con ella lo que tú querías, y sin embargo, jamás te atreviste a hacerlo y viviste la vida que otros te dijeron que debías vivir. Y no es broma, este es el pensamiento más común de la gente que está próxima a morir.

Si ni siquiera somos capaces de reflexionar acerca del rumbo que lleva nuestra vida, ¿cómo pretendemos ser felices? Sí, podemos ser aparentemente felices, mostrando amplias sonrisas y compartiendo frases motivacionales en las redes sociales, pero ¿de qué sirve todo eso? ¿a quién intentas engañar, al resto, o a ti mismo?

 

 

Vivimos engañados

Déjame decirte, en España, país supuestamente del maravilloso primer mundo, la principal causa de muerte externa es el suicidio. La mayor parte de la población tiene depresión. Dos de cada tres personas acabarán desarrollando cáncer. La tasa de paro es impensable. Y yo me pregunto, ¿qué sentido tiene todo esto? ¿es que acaso nadie ve que TODO va mal? Cuando en la sociedad es más importante el ocio, la fiesta, y los personajes insípidos de televisión, como Belén Esteban o Mario Vaquerizo, que la salud, la compasión, la educación real, y que la espiritualidad… significa, como de hecho sucede, que formamos parte de una sociedad enferma y totalmente alienada.

Ya no se premia la inteligencia, sino el memorizar. No se premia la originalidad, sino el compilar información y repetir, sin salirse de la cátedra, no vaya a ser que promulgues algo nuevo y desbarajustes todo lo “oficial”. No se premia el arte, ni la belleza, ni a los librepensadores.

 

Todo es una gran farsa

 

 

Estamos orquestando el fin de la Humanidad

La raza humana poco a poco se está degenerando a niveles insospechables. No sólo estamos acabando con nosotros mismos, sino también con toda la vida que comparte planeta con nosotros. En la última era, el ser humano ha creado devastación allí donde ha ido.

Nos creemos dueños de la naturaleza, pero no somos más que granos de arena, piezas insignificantes en todo este engranaje cósmico. Si desaparece el ser humano, no ocurriría nada, salvo que se reconstruiría el equilibrio primigenio. Sin embargo, sería el fin si desaparecieran las abejas y las hormigas.

 

Isla de basura, fotografiada por la NASA

Ahí es donde van a parar todos los productos no bio-degradables, maravilloso, ¿verdad?

 

Vivimos en un verdadero Show de Truman, donde todo lo que parece ser real, no lo es.

  • No, los políticos no se preocupan por nosotros.
  • No, la inmensa mayoría de los alimentos que consumimos no son buenos para la salud. Contienen mil aditivos cancerígenos, azúcar, sal en cantidad desmedida, y muchos de ellos están radiados o, como sucede con la carne, contiene muchísimos antibióticos.
  • No, el agua que consumimos no es pura, es más, lejos de hacernos bien, nos hace bastante mal, pero el agua embotellada es igual de mala o peor. De hecho, cerca de donde vivo, en una fábrica, hubo un derrame de Lindano y llevamos meses bebiendo agua con Lindano, y no se ha avisado en ningún medio. Punto interesante es recalcar que prácticamente todos los ríos y presas del planeta ya son de algún ricachón, es decir, han sido comprados.
  • No, la medicina convencional no quiere que te cures, quiere que consumas medicamentos, porque hay una santa trinidad entre la Medicina, la Farmacopea y la Alimentación. Comes cáncer, vas al médico y te empastillan de por vida, perfecto, y encima, con suerte, mueres pronto. Incluso hasta por morir hay que pagar.

 

Santa trinidad

Alimentación-Medicina convencional-Farmacia

 

  • No, las noticias son un gran conglomerado de sensacionalismo mediático, donde todo lo que te muestras son cosas negativas, sesgadas y manipuladas, te muestran lo que quieren mostrar. Hace mucho tiempo que las noticias dejaron de ser reales, si es que alguna vez lo fueron.

 

Manipulación mediática

Metáfora de la manipulación mediática

 

  • No, el terrorismo es una gran franquicia fomentada para crear terror y pánico en las ovejitas, para mantenerlas controladas y poder manejarlas como quieran a su antojo. ¿Quién da armas a los grupos terroristas? ¿cómo consiguen financiaciones? ¿por qué, curiosamente, en vez de ir a por los más grandes, políticos, economistas o empresarios, van siempre a por la plebe?

 

 

¿En qué momento cedimos el poder a otros?

Podría seguir y seguir, pero da igual. Lo único importante es investigar por uno mismo, da igual cuántas personas lo vociferen, siempre va a haber gente que abrace la mentira, pues es una farsa dulce, apacible (aunque al mismo tiempo, profundamente desoladora y funesta).

Somos MUCHO más de lo que creemos ser, y por ello, podemos llegar tan lejos como queramos llegar en esta vida. Hay un dicho que me parece impresionante que dice algo así: “eres lo que quieres ser”, y así es. Si quieres vivir cómodo, mediocre, vacío y con la sensación de poder hacer más, sigue como estás, adherido a este sistema.

En cambio, si quieres probar suerte y ser valiente, quizás encuentres un camino mucho más próspero por el cual deambular. Una senda mucho más real, pero no tan segura. Y es que una de las cosas más maravillosas de la vida es que no tenemos certeza de qué va a ocurrir después del momento presente. Cuando vemos una película o leemos un libro, y sabemos el final, pierde toda su emoción, lo mismo ocurre con la vida. Ninguno de nosotros sabe qué será de nosotros siquiera en 10 minutos., cuántos años más nos quedan de vida, cómo moriremos, dónde estaremos en diez años…Hemos de aprender a aceptar la incertidumbre de la vida.

 

Quizás, y sólo quizás, deberíamos pensar más, y ver menos la TV

Artículos relacionados