La toxicidad del fútbol ¿Dependes de él para ser feliz?

La toxicidad del fútbol ¿Dependes de él para ser feliz?

28/03/2018 2 Por Victor

Voy a hablar del fútbol. ¿Por qué? Porque desde hace tiempo me supera esta situación. Sea un pasatiempo, una pasión, o incluso un oficio, el fútbol es una carga social, a mi forma de ver el asunto. Espera, espera… déjame reformular la frase. Hay personas que conciben el fútbol como una pasatiempo, una pasión, o incluso un oficio, que son una carga social, según mi criterio.

No soy nadie para imponer “mi verdad” a los demás, pero creo que hay algunos datos que son alarmantes, así como algunas actuaciones, ya normalizadas hoy en día.

 

No te pierdas:

Hablemos del Carnaval

San Valentín ¿amor o consumismo?

Comer por ansiedad ¿cómo combatirlo?

 

Palabras clave: fútbol, deporte, entretenimiento,  hobbie, control de masas, corrupción, crítica social, football, soccer.

 

La vida hay que disfrutarla,

claro que sí. Hay quién vive la música, bailando o cantando. Otros se desfogan viendo películas. Saliendo a dar una vuelta. Por cada persona en el planeta, hay una forma diferente de disfrutar. Pero a la vez, hay gustos más generales, que se juntan y hacen más ruido. Uno de estos es el deporte a nivel profesional (baloncesto, béisbol, fútbol, fórmula 1…).

En España, sin duda alguna, el deporte rey es el fútbol, o soccer. Al igual que el resto de pasiones, es completamente respetable. Si se vive con valores correctos y entusiasmo, es una herramienta más para el desarrollo personal. Te puede enseñar la fuerza del trabajo en equipo; que incluso los del equipo rival son compañeros de ilusión; esfuerzo… Para los niños me parece que es una maravilla, ya que se pueden divertir y disfrutar mientras crean lazos y van aprendiendo lecciones.

 

Jugador de fútbol corriendo con tesón.

Hay que esforzarse si quieres hacer bien las cosas. Correr para llegar al balón es perfectamente válido.

 

Pero no puedo quitarme de la cabeza todo el lado negativo que acompaña al fútbol, y que veo constantemente unido a él. Disputas, insultos, apego, adicción, fanatismo, dogma. Son sólo las primeras palabras que me vienen a la cabeza. Seguro que no hace falta que ponga ningún ejemplo para que a ti mismo te pase por la cabeza una situación tóxica alrededor del fútbol.

Y sí, no creo que el problema sea del fútbol. Es de las personas que lo “sufren”. Así como de intereses mayores, económicos y sociales.

 

 

Cuando la gente se vuelve fanática del fútbol

El fanatismo del fútbol es un tema ampliamente debatido en documentales. La violencia que lo rodea es visible en los hinchas. Pero no hace falta irnos a los “ultras”, que protagonizan esas batallas campales de las noticias. Vamos a una escena más cotidiana, al bar de abajo, mientras se retransmite el partido. Gritos, abucheos e insultos son lo cotidiano. Riñas y disputas entre parroquianos. Entre los chavales es similar, yo he visto peleas en clase originadas por el fútbol.

En esos momentos, me parece que esas personas no sienten una emoción que valga la pena, porque les trae más sufrimiento que regocijo. Solamente están contentos si su equipo va bien. En el momento en el que tu disfrute depende de algo que está fuera de tu control ya no es sano.

 

Grada de un estadio de fútbol vista desde el campo.

Algunos estadios son auténticas obras maestras de la arquitectura e ingeniería.

 

La gente ya no va a la iglesia, en su lugar va al campo de fútbol. Allí rinden culto y pleitesía a su equipo. Pero también cargan con su frustración al árbitro, a los jugadores del otro equipo, a la afición contraria… En líneas generales, se hacen oír con más fuerza los abucheos que los vítores. Me parece realmente cruel la excusa que es para que algunas personas saquen su caciquismo, de la mano de comentarios racistas y/o xénofobos, y luego al salir del estadio, esas mismas personas se consideren “abiertas de mente” y vayan por la vida con una actitud totalmente diferente.

El fanatismo del fútbol llega al punto tal, que en mi país la gente es incapaz de juntarse en un bar para ver un pleno del Congreso (y de lo que tendríamos que estar más al tanto, me incluyo en esto). Pero no hay bar con canales de fútbol que no reciba a sus buenos párrocos 20 minutos antes de que empiece el partido.

 

Montaje de lo que parece ser un alemán forofo del fútbol.

Y esta es la cara “graciosa” del asunto

 

Es motivo de horas de discusión. El entrenador debería haber sacado a este jugador, en vez de a este otro; Esa jugada no era penalti, o esa jugada era un penalti clarísimo; Este jugador es mejor… ¿Cuántos temas que merecen el mismo esfuerzo y dedicación en nuestras vidas, estamos dando de lado? Y sin embargo, para hacerlo con el fútbol no hay que hacer ningún esfuerzo personal. Me parece a mí, que en muchos casos, el fútbol es más una vía de escape del día a día que una verdadera pasión.

 

 

Llega la adicción

No sólo las drogas la crean. El alcohol, la marihuana, los videojuegos… son claros objetivos mediáticos de lo que puede ser una adicción. Pero no lo es así el fútbol. También puede serlo, no creas que no. Apuestas, así es más sencillo, ¿no? Una persona que tiene un problema de apostar al fútbol tiene una clara adicción… pero claro, no es al fútbol en sí, es al juego. Muy listo tú, si crees que así te vas a salvar de ser un adicto al fútbol. ¿Y los amigos que quedan todos los días de partido con unas cervezas? O los abonados que no se pierden un partido de su equipo. Los que inducen a sus hijos a este mundo, aún estando claro que no lo disfrutan.

La adicción va más allá, y siempre se esconde de forma que uno mismo no piense que la sufre. He trabajado tras una barra de bar, y he repartido comida a domicilio. En ambos trabajos, se ve a la gente relajada, comportándose como ellos mismos son. Siempre, siempre que he llegado a una casa y hay fútbol, el cliente está más atento del partido que de si le he dado el pedido correcto. En el bar… Mil y una anécdotas tengo sobre el fútbol, y la mayoría no dejan muy bien a sus protagonistas, precisamente.

 

Golpes entre aficionados en una grada del estadio.

Actitudes como estás son las que quedan en la memoria

 

 

Este post trata la adicción al fútbol además de facilitar algunos datos preocupantes. Y te dejo otro más que me ha dejado muy confundido, ya que el mensaje final no me lo esperaba y realmente me crea cierto desasosiego.

 

Y con ella la frustración

Cuando perdemos el control sobre algo, y se hace más fuerte que nosotros, es inevitable que entre en juego la frustración. Todo se vuelve frustrante si tiene que ver con ello. La inmensa mayoría de personas que aún están “dormidas”, son reactivas. Es muy difícil ponerte a ver el fútbol, o jugar con con tus compañeros una partido y no frustrarte, si el resto de tu vida es un caos.

Cuando lo proyectamos como una válvula de escape a la presión que continuamente vamos acumulando… seguimos sin mantener el control. Hay que liberarlo de ese peso para poder disfrutarlo en condiciones. Debería ser más como un oasis de paz, en el que fluimos sin perturbación alguna.

 

La policía interviniendo en un campo de fútbol debido a los disturbios.

En algunas ocasiones hasta el mismo sistema tiene que ponerle freno

 

 

Al igual que la violencia

Es triste, pero cierto. La violencia rodea a este deporte. Everywhere. He buscado documentales, artículos y demás contenido para informarme antes de escribir esta entrada, y con diferencia lo que más me ha llamado la atención es la violencia. Descomunal, desbordante y en todos los niveles. En los partidos de los más jóvenes, en las gradas de los estadios, en las calles, bares… Y todo por algo que se supone que es un entretenimiento. ¿No? Se supone que hay que disfrutar con el fútbol… No matar a esa persona por ser aficionado de otro equipo.

Aquí os dejo algunos de los vídeos que he visto y me han impactado:

 

 

 

 

El entretenimiento pierde su significado

Este es un punto crucial, que todos deberían preguntarse. ¿Vale la pena? ¿Estoy enfocando correctamente mi actitud frente al fútbol? Esos ratos frente al televisor, acaban generando más problemas que alegrías.

Si ver jugar a tu equipo favorito te trae más desgracia que otra cosa, quizá debas dejar de verlo jugar. O cambiar tu enfoque.

 

 

El fútbol es una herramienta más del sistema

Como no, cuando un servicio demuestra que puede dar frutos, no tardan en aparecer los oportunistas. Dinero, intereses políticos y mediáticos. No cabe ninguna duda que en España el fútbol es una herramienta para aborregar a las masas. En la época de los romanos estaba el circo, ahora tenemos a Messi, CR7 y otros muchos que no conozco.

A través del fútbol se nos mantiene mansos. Los verdaderos problemas pasan más desapercibidos, o al menos no reciben tanta atención como el nuevo fichaje de “Sportin de Calatorao”. Tienen su propio espacio en las noticias, programas completos dedicados a no perder ningún detalle. Es abrumador.

 

Policía evitando que hinchas agresivos invadan el campo de juego.

No sé tú, pero yo no querría ser ese policía

 

Económicamente… es un negocio de los más lucrativos (he leído en algún post que el fútbol entra en los 20 negocios que más dinero mueve en el mundo). Abonos, marketing, derechos de imagen, acuerdos televisivos con las cadenas. Los royalties del fútbol son de los más sonados y vistosos. Pero además, también hay fraude. Y no poco precisamente.

Partidos amañados, rifas que ya tienen el ganador seleccionado antes de sacar el boleto… En el momento que genera el poder suficiente, entran en juego los intereses de los más poderosos. Y esa gente es capaz de arreglarlo todo para salir ganando siempre.

 

Es un teatro,

orquestado para entretener y distraer mientras otros sacan tajada

Os dejo un link a un vídeo que explica uno de los escándalos del fútbol. A grosso modo os dejo unos titulares impactantes del mismo vídeo:

  • La FIFA tiene más estados miembros que las Naciones Unidas.
  • Michael J. Garcia, presidente de la rama de investigación de la comisión de ética de la FIFA, inició una investigación sobre las acusaciones de corrupción el 17 de julio 2012. Entregó el informe dos años más tarde. Pero el manda-más del brazo jurisdiccional de la comisión de ética de la FIFA Hans-Joachin Eckert, bloqueó su publicación al alegar razones legales. Al final facilitó un resumen de 42 páginas después de evaluar el informe, el cuál tenía algunas denuncias de encubrimiento. Un mes después, Garcia renunció a su puesto.
  • Según “The Guardian”, morirán 4.000 trabajadores en la preparación del mundial de Quatar 2.022 por la mala condición laboral.

Este post nos deja de muy resumidamente algunos datos económicos.

 

 

Conclusión

Algo que podría ser bonito, se empaña. Esa es mi conclusión final, y por eso estoy tan cargado con este tema. Porque aparece por todas partes, todo el mundo sabe y conoce, comenta y pregunta. Si no te gusta el fútbol no es una hecatombe, pero si no conoces a este jugador, o el resultado de este partido… la gente lo flipa. Eres un alien salido de otro planeta. Que no te guste el fútbol, lo pueden medio entender… ¡¿pero que no conozcas al nuevo jugador?!

Es un ejemplo de cómo se pervierte una parte más de nuestras vidas. Como deja de jugar un papel favorable en nuestro desarrollo y se pone a favor de intereses mayores, que buscan nuestro desequilibrio. Y por lo que veo en la gente que conozco, no es que haya mucha gente que mantenga una visión sana del asunto.

Artículos relacionados