Qué es la astrología kármica, ¿para qué sirve?

Qué es la astrología kármica, ¿para qué sirve?

10/07/2018 7 Por Sara

Aprende qué es la astrología, ¿ sabes para qué sirve? En este artículo encontrarás una intensa introducción a la astrología kármica, qué es y por qué es tan importante. Te invito a leerlo 🙂 Ten paciencia, el artículo es largo, pero muy útil e interesante si quieres comprender las claves de la astrología. Vamos allá con esta  guía fácil de astrología arquetípica y astrología kármica: Introducción a la astrología kármica

 

Quizá también te interese mirar:

Descubre el significado esotérico de los planetas: Astrología arquetípica

 

✩ Palabras clave: esoterismo, astrología, simbolismo, autoconocimiento, ocultismo, misticismo, qué es la astrología, Era de Piscis, Era de Acuario, Horóscopo, astrología kármica y arquetípica.

 

Qué es la astrología

Antes de nada, cabe resaltar que la astrología NO tiene nada que ver con el horóscopo que aparece en la típica revista de turno. Eso, a mi parecer, es simple y llana palabrería barata.

 

“La astrología representa la suma de todos los conocimientos psicológicos de la antigüedad”

 

La astrología no es otra cosa que un medio a través del cual profundizar en las energías de los astros. No se trata de un método de adivinación, ni de magia, ni de brujería, sino del estudio objetivo de la posición exacta de los planetas en nuestro sistema solar durante un determinado instante.

Estamos en constante merced de las energías planetarias, así como la luna influye en las mareas del mar (y esto es algo que ni los más científicos podrán negar). La astrología es un instrumento muy útil a través del cual podemos llegar a autoconocernos profundamente, pues ya sabemos que ese es nuestro mayor desafío en esta vida: conocernos a nosotros mismos.

Detrás de todos los símbolos y el lenguaje esotérico usado en la astrología, se encierra un tremendo conocimiento del Ser: “¿quién soy?”, “¿qué hago aquí?”, “¿de dónde vengo?, “¿a dónde voy?”.

Rueda del horóscopo

Rueda del horóscopo

 

 

Algo de historia

El auge del racionalismo científico trajo consigo la ilustración del siglo XVII. Con ello, todo lo no considerado estrictamente “científico” se consideró pura charlatanería, ya sabéis, “si no lo veo, no lo creo”.

Ilustración

Desde los vestigios de la civilización mesopotámica, la astrología era, junto a la astronomía, una sola ciencia, la ciencia de los astros. Fue con la ilustración que ambas corrientes, hoy bien diferenciadas, se comenzaron a desquebrajar. Es por ello que, durante mucho tiempo, la astrología fue dominio de personas extrañas, excéntricas, misteriosas, en otras palabras, gente fuera de la sociedad, de lo estipulado por la lógica y el hemisferio izquierdo del cerebro.

Tablilla mesopotámica astrológica del British Museum

Tablilla mesopotámica astrológica del British Museum

Sin embargo, y aunque resulte aún una ciencia ajena y, dicho francamente, una tontería para la mayor parte de la población mundial, sigue siendo una disciplina muy usada y preciada entre determinadas esferas. Los altos círculos sociales mantienen fuertes lazos con la astrología (y con otras disciplinas más esotéricas). Han sido muchos los presidentes que han afirmado de uno u otro modo consultar a un astrólogo personal. Un caso muy particular fue Hitler, que lejos de tener a un astrólogo en su séquito, tenía un grupo de ocultistas y médiums bajo su mando.

Hasta época medieval la astrología se usaba abiertamente para elegir el día propicio para iniciar una guerra, casarse, o sencillamente hacer una operación. Sin embargo, en este artículo y en posteriores, deseo centrarme más en la astrología como herramienta del autoconocimiento, es decir, nos enfocaremos en la llamada carta astral o carta natal.

Muchos psicólogos han comenzado a ver el potencial que tiene la astrología en sus terapias y, de hecho, fue el afamado psicólogo Carl Jung quien abrió las puertas al sincronismo astrológico.

 

 

¿Existe el destino? ¿existe el libre albedrío?

El ser humano cree poseer total y absoluto libre albedrío sobre su vida.

¿Por qué las cosas son como son? ¿existe el destino? El destino, a grandes rasgos, está determinado en un gran porcentaje, pero tenemos una pequeña posibilidad de cambiar el rumbo de nuestras vidas. Siempre y cuando deseemos superarnos a nosotros y a nuestro destino, podremos cambiar nuestro camino.

El destino, pues, viene definido desde nuestro nacimiento por varios motivos:

La mitad de esta “determinación” inamovible tiene que ver con la carta astral (es decir, la posición de los planetas al nacer), y de las energías y tendencias kármicas que acumulamos en otras vidas. Al fin y al cabo, carta astral y karma son una sola cosa.

La otra mitad se reparte a partes iguales entre: cómo nosotros dirigimos y usamos esas energías, nuestro entorno, nuestras amistades, la ciudad en la que vivimos, el momento histórico que transitamos.. etc. Esto último, concretamente, viene determinado por los llamados planetas exteriores, es decir, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

 

¿Cómo funciona el destino?

¿Cómo funciona el destino?

 

 

¿Qué es la carta astral o carta natal?

La carta astral es una fotografía del Universo que se toma en el instante de nacer. En esta instantánea, el planeta Tierra es el centro, y todos los planetas orbitan a su alrededor, incluido el Sol. La eclíptica es el recorrido de los planetas y constelaciones alrededor del Sol. A estas constelaciones se las ha denominado popularmente Horóscopo y representan diferentes facetas de la vida terrestre, ya que siempre hay una constelación diferente en el horizonte.

 

La Tierra recibe las energías cósmicas de los planetas.

La Tierra recibe las energías cósmicas de los planetas.

 

Cada constelación se forma por un conjunto de estrellas que dibujan un animal, o un personaje simbólico. Cada uno de los signos zodiacales, a su vez, representan unos u otros valores arquetípicos.

Aries, es un carnero.

Tauro, es un toro.

Géminis, son dos hermanos gemelos.

Cáncer, un cangrejo.

Leo, es un león.

Virgo, una joven virgen.

Libra, una balanza.

Escorpio, es un escorpión.

Sagitario, un centauro.

Capricornio, una cabra.

Acuario, un hombre vertiendo un cántaro de agua.

Piscis, dos peces atados.

 

 

La Era de Piscis y la Era de Acuario

Cósmicamente hablando, ahora mismo estamos en la Era de Acuario. Cada era se relaciona directamente con uno de los doce signos del zodiaco y se presume que dura unos 2140 años. La Era de Acuario se inició concretamente el 4 de febrero de 1962, instante en el que el Sol se alineó con la constelación de Acuario. Antes de esta nueva era, la Humanidad vivía la caída de la Era de Piscis.

Paulatinamente, las energías de Piscis declinan y dejan paso a las energías de Acuario. Esto es a lo que se refería el “fin” del calendario maya.

Símbolo de Jesucristo

Símbolo de Jesucristo

La Era de Piscis tiene ciertas correspondencias con otras cosmogonías: la edad de hierro en la cultura clásica, el Kali Yuga en la cosmogonía hinduista, el Baktun XII en la cosmología maya y el quinto sol en la cosmogonía azteca. Ha sido, a todas luces, la edad más oscura de la Humanidad.

La Era de Piscis se inició con la venida de Jesucristo y Juan Bautista (recordemos que el símbolo arquetípico de Jesús era un pez y un cordero). El cordero que simbolizaba a Jesús hacía alusión a la llamada Era de Ariana, o Era de Aries, es decir, la era inmediatamente anterior a la Era de Piscis, una época marcada por guerreros y conquistadores, el culto al macho cabrío y al becerro de oro.

Piscis es la cumbre del horóscopo, es el signo cósmico más espiritual, altruista e impersonal. El símbolo de Piscis son dos peces amarrados el uno al otro, que van en direcciones opuestas (materia – espíritu).

La fe y el dogmatismo encadenaron a muchos hombres

La fe y el dogmatismo encadenaron a muchos hombres

La Era de Piscis llegó a su máximo punto de espiritualidad, pero se trataba de una espiritualidad de carácter material, sostenida por la fe y el dogmatismo.

Simbólicamente hablando, a lo largo de Era de Piscis se alcanzó el conocimiento total de uno de los dos peces de Piscis. Dicho de otro modo, durante esta época el ser humano creyó haber comprendido las leyes ocultas del Universo: se desarrolló el raciocinio, las ciencias exactas, la materia y la lógica, sin embargo, el otro pez seguía escondido, el mundo espiritual siguió oculto, siendo relegado a mera “magia”, “metafísica”, “milagro” o “intuición”.

Aunque resulte perplejo, el ser humano era mucho más espiritual antes de la venida que Jesucristo que después de él (sólo hemos de echar un rápido vistazo a la historia), pero este paso del hombre hacia la materia era necesario.

Materia - Espiritualidad

Materia – Espiritualidad

 

Todos los planetas tienen un signo del zodiaco regente que personifica sus energías, como sucede con el caso del Sol – Leo, o Venus – Tauro. Piscis, por su parte, es la encarnación de Neptuno, es decir, el planeta de la imaginación, del subconsciente y de la no-forma.

Sin embargo, Acuario está regido por Urano, la intuición, la esfera mental, la libertad, la transformación, la rebeldía y la destrucción. El lema de esta nueva era será “transfórmate o muere”. El movimiento “hippie” fue, precisamente, una expresión negativa de Urano que se manifestó como abuso de sexo y drogas. La Era de Acuario también tiene la influencia del planeta más kármico, Saturno, citado usualmente como “Señor del Karma” o “Gran Maestro”.

 

Urano fue descubierto en 1781 por William Herschel durante la revolución industrial, y con ello, la espiritualidad menguó en pro del ego y la ciencia racional. Más tarde, en 1846, se descubrió Neptuno, mostrándonos que aún nos faltaba mucho para conquistar la Verdad.

► El signo contrario de Acuario es Leo, lo cual es curioso, puesto que la Era de Leo marcó los primeros pasos de la Humanidad.

► La Era de Cáncer determinó el periodo enfocado en el cultivo de la tierra, las tribus, etc.

► La Era de Géminis señaló el comienzo del estudio y del conocimiento. Época de los famosos gemelos Castor y Polux.

► La Era de Tauro, es decir, la época de los egipcios, fue la era de la arquitectura, la belleza, el equilibrio, la armonía, la suprema estima del Ser Humano hacia su Dios. En esta época se dio el culto al buey Apis.

► La Era de Aries se destacó por el inmenso desarrollo de la filosofía, el raciocinio, las conquistas. Fue la era de la antigua Grecia y del Imperio Romano.

► Tras la fatídica caída del Imperio Romano, se implantó la Era de Piscis.

 

 

Astrología esotérica

Según afirma el esoterismo a muy, muy grandes rasgos, la Era de Acuario trae consigo una gran devastación a raíz de catástrofes naturales, radiación y de enfermedades aniquiladoras, cuya reina es el cáncer.

La Era de Acuario marcará un punto de inflexión entre lo viejo, que ya no sirve, y lo nuevo. Todo lo que sea inútil, será aniquilado, pues Urano es un planeta duro e imparcial.

Es interesante constatar también que gran parte de las corrientes esotéricas y ocultistas hablan de un juicio que tendrá lugar a lo largo de esta era (muchos pensadores afirman que tendrá lugar con cierta inminencia, es decir, de aquí a 50 años a lo sumo). No hablamos del Juicio Final del que habla el cristianismo, o el islam.

Juicio final

¿Qué es la astrología?

Arthur E. Powell en su obra El sistema solar, expone que al final de esta era en la que se encuentra la Tierra (él habla de rondas menores, pero por ser un lenguaje muy esotérico, lo explicaremos en otro artículo), tiene lugar lo que él denomina el Día del Juicio del Cuarto Orden, es decir, un enorme cataclismo que separará las almas útiles de las ineptas, las cuales serán al menos ¼ del total. Estas almas útiles serán las que, en la siguiente era, pueblen el planeta con la siguiente nueva raza.

Sea como sea, lo cierto es que los cambios están llegando a muchísima velocidad. Los desastres naturales son una realidad, y la fatídica afección del cáncer, diabetes y otros males mayores son ya pronósticos reales, donde se nos augura que 1 de cada 3 personas padecerán cáncer. Ahora, más que nunca, es importantísimo aspirar a lo divino y al altruismo.

 

 

En próximos artículos, nos orientaremos más profundamente en el estudio de la carta astral y cómo puede uno hallarse a sí mismo a través de este método.

 

“La astrología no predice, describe (describe con mucho realismo condiciones sociales)”

 

Te invito a que le eches un ojo a algunos de nuestros artículos sobre el Tarot 🙂

¿Cómo funciona el Tarot?

Los usos del Tarot

Artículos relacionados