Krampus, el demonio pagano de la Navidad

Krampus, el demonio pagano de la Navidad

29/12/2017 0 Por Sara

La Navidad, como sabemos, no ha sido siempre un periodo lleno de amor y júbilo. Hace siglos, en las regiones precristianas alpinas de Europa, entre las que se encuentran, especialmente Austria, y Hungría, la Navidad también tenía su propio antagonista: Krampus. Aunque Krampus era su nombre más común, también se le conoció como Knecht Ruprecht, Klaubauf, Pelzebock y Schmutzli (sí, lo sé, nombres facilísimos de pronunciar). ¿Conoces la antigua leyenda de Krampus, el señor maligno de la Navidad?

 

Quizá te interese ver:

El origen pagano de la Navidad

El origen pagano de Halloween

 

✩ Palabras clave: paganismo, celta, Navidad, festividades, Iglesia, demonio, Satanás, Krampus, Santa Claus.

 

¿Quién era Krampus?

Krampus era, según el folclore, un ser antropomórfico, adornado con dos grandes cuernos y una larga lengua roja inyectada en sangre, que le otorgaban una apariencia demoniaca. Su cuerpo estaba totalmente cubierto de un pelaje oscuro y recio, y sus dos piernas eran similares a las de un fauno. Este ser, mitad cabra, mitad demonio, era el encargado de castigar a todo niño cuya conducta había sido reprobable, mientras que San Nicolás recompensaba a los niños buenos con regalos y dulces.

San Nicolás, como mero apunte, era un personaje pagano relacionado con el solsticio de invierno y la festividad de Yule, pero que los cristianos acabaron sintetizando como el obispo griego Nicolás, del siglo IV. Este obispo fue sumamente venerado a lo largo de toda la Edad Media y sus restos descansan en la basílica de San Nicolás, en Italia. El personaje ficticio de San Nicolás ha mutado a lo que hoy en día conocemos como Santa Claus y Papá Noel.

 

San Nicolás vs Santa Claus

Cómo cambian los tiempos, de obispo a Santa Claus

 

 

¿Qué hacía Krampus en Navidad?

Siguiendo con el tema que nos atañe, Krampus decidía cómo castigar a los niños malos. Podía sencillamente molestarlos un rato hasta que se arrepintiesen de sus pecados, o, si no se arrepentían, meterlos en la gran cesta que portaba a sus espaldas, para luego proceder a torturarlos y/o devorarlos.

Aparecía entre el 5 y el 6 de diciembre, pero su aparición estelar era la noche del 25 de diciembre, momento en el que escarmentaba a los niños. A veces aparecía acompañando a San Nicolás, y otras veces, aparecía solo.

Las dos semanas previas al día 25, simplemente se dedicaba a asustarlos vagando por las calles, mientras hacía sonar varias campanitas y cadenas oxidadas. En otras tradiciones, Krampus también era representado como un anciano, con largas barbas canosas, asemejándose bastante a la figura de San Nicolás.

Aunque su origen es confuso, numerosos antropólogos afirman con rotundidad que este ser procede de las corrientes paganas alpinas de mucho antes de la era de Jesucristo, y que su nombre proviene del vocablo germánico krampen, que significa ‘garra’.

A lo largo de todo el siglo XII, la iglesia católica trató de exterminar toda celebración y culto a este diablillo navideño, debido a su claro parecido con Satanás. Lo mismo ocurrió en 1934, a raíz de la guerra civil austriaca. En la Edad Media europea, la Navidad se asemejaba más a lo que hoy entendemos como Halloween, pues muchos campesinos se disfrazaban de Krampus para pedir comida y bebía mientras aterrorizaban a los niños.

 

krampus

Qué miedo deberían de pasar los niños austriacos

 

 

Factor psicológico de Krampus

Según el periodista americano y aficionado a la leyenda de Krampus, Al Ridenour, la terrorífica apariencia de este ser antropomórfico se debe a la querencia de los padres de que sus hijos se comportasen de la manera que ellos consideraban correcta. Esto mismo sucedió, por ejemplo, con el exitoso cuento “infantil” de Struwwelpeter, ‘Peter el desgreñado’, del psiquiatra Heinrich Hoffmann en el siglo XIX. Struwwelpeter es el antecedente directo del hombre del saco.

 

Struwwelpeter

Struwwelpeter

 

La leyenda de Krampus cayó en el olvido durante largo tiempo, hasta que, hace relativamente poco, ha resurgido con bastante fuerza en determinados parajes de Europa y EE.UU.

La noche de Krampus, el Krampusnacht, es una festividad nocturna que lleva celebrándose muchísimo tiempo en Austria y que consistía en que algunos hombres se disfrazaban de este personaje y se dedicaban a asustar a los niños por las calles. Hoy en día esta tradición persiste, por ejemplo en la ciudad astriaca de Graz, en la que se celebra un gran desfile nocturno de multitud de jóvenes se disfrazan de esta entidad demoniaca y asustan a los niños haciendo sonar sus campanitas y cadenas oxidadas.

 

Krampusnacht

Krampusnacht

 

Antiguamente, también era costumbre ofrecer lo que se llamaba Krampus schnapps, es decir, un brandy de frutas destiladas.

 

 

Semejanzas con Krampus

A principios de la Edad Media, durante las festividades de Krampusnacht, podría verse de muy vez en cuando gente disfrazada de Perchten en las regiones montañosas de Austria, es decir, espíritus paganos de la naturaleza con máscaras de animales, aunque su manifestación solía corrseponderse al periodo entre el solsticio de invierno y el 6 de enero.

Perchten es el plural de Perchta, una diosa pagana cuyo nombre viene a significar algo así como ‘aquella que brilla’. Perchten, pues, era el nombre de su séquito. En el siglo XVI, los Perchten adoptaron dos manifestaciones: algunos de estos espíritus eran hermosos y brillantes, y se encargaban de irradiar salud y suerte (su nombre era Schönperchten, literalmente ‘Perchten bonitos’), pero otros, tenían un aspecto atemorizante, atraviados con colmillos y cola de caballo, y servían para expulsar y repeler a los malos espíritus (se llamaban Schiachperchten, literalmente, ‘Perchten feos’). La figura de Krampus se a asemejado a estos Prechten.

 

prechten-krampus

Máscara de Prechten, asemejado a Krampus

 

Pese a que, siglos atrás, Krampus era una figura que generaba verdadero terror en los más pequeños, desde el año XIX viene siendo una fuente de dinero, y en la actualidad, es sólo una excusa para agrandar las cuentas bancarias a través de figuras de chocolate, cómics, películas, series, libros… De hecho, hace apenas un mes, National Geographic le dedicó un artículo a Krampus bajo el título “¿Cómo Krampus, el demonio de la Navidad, se ha hecho guay?” (dejo el link aquí por si alguien quiere leerlo, pero está en inglés). Basicamente, Krampus se ha puesto de moda a raíz de la labor del artista y diseñador gráfico Monte Beauchamp, que, después de que un coleccionista le enseñase algunas postales de Krampus del siglo XIX y XX, decidió añadir algunas en su revista “Blab!”, y más tarde, publicó dos libros sobre las postales de Krampus en 2004 y 2010.

 

Sin embargo, y aunque Krampus ha aunado muchísima popularidad, es también interesante hacer ver que cada cultura tenía su propio folclore navideño:

►Algunas regiones germánicas tenían a Belsnickle, un fiel sirviente de San Nicolás, cuyo personaje se basaba, a su vez, en otro mito germánico del siglo XVII, el Knecht Ruprecht. Belsnickle visitaba a los niños solos, sin compañía de San Nicolás, y su apariencia era la de un hombre maduro, con barba oscura y ropaje de piel.

 

Belsnickle

Belsnickle

 

►Francia  y el sur de Bélgica, por su parte, reconocían la figura de Père Fouettard desde el siglo XII. Éste era otro compañero de San Nicolás que se encargaba de repartir carbón y de azotar a los niños malos. Este personaje se representaba con una cara siniestra, prendas oscuras, y cabello y barba despeinados (muy similar a Belsnickle).

 

Père Fouettard

Père Fouettard

 

► Por su parte, los Países Bajos tenían al controversial Zwarte Piet, es decir, Pedro el Negro, que ayudaba a San Nicolás a repartir los regalos.

 

Zwarte-Piet

Zwarte Piet

Artículos relacionados