Felicidad ¿qué es? ¿cómo conseguirla?

Felicidad ¿qué es? ¿cómo conseguirla?

03/11/2017 1 Por Sara

¿Qué es la felicidad? ¿cómo podemos alcanzarla? Todos nos preguntamos esto, pero… ¿se puede ser feliz? Siempre me he hallado detrás de la felicidad, preguntándome qué debe ser eso de ser feliz. Cuando era más joven, y desconocía toda la realidad más allá de la farsa del Show de Truman en la que vivimos inmersos, pensaba que tener dinero y tener belleza (y juventud, porque nos venden que la belleza es intrínseca a ser joven), tenía que conducir forzosamente a la felicidad. ¿La felicidad es posible?

 

 ✩ Palabras clave: felicidad, amor propio, valentía, hábitos, constancia, equilibrio, espiritualidad.

 

La felicidad no es el pico de dopamina

Con el pasar de los años, he podido apreciar que eso no es felicidad. Tener belleza no te hace ser feliz, ni siquiera favorece tener autoestima, aunque pueda parecer que sí. Por mucho que se le diga a una mujer u hombre que son atractivos, si no lo creen en las profundidades de su ser, dará igual que se lo digan en español o en élfico. Su realidad es que son desdichados.

En cuanto a los bienes materiales, son finitos, efímeros, y nos dan una falsa sensación de posesión.

 

No poseemos nada, no controlamos nada. No sabemos nada. Y lo queremos todo, sin esfuerzo, inmediato, sin disfrutar y sufrir el camino a partes iguales

 

Tenía muy claro hasta hace poco que la felicidad no es eso, pero, entonces… ¿qué es la felicidad? ¿qué conlleva ser feliz?

Grandiosa pregunta. He leído miles de libros y citas que aluden a la felicidad. He escuchado múltiples conferencias, ido a otras tantas charlas… y ahora, después de atravesar yo misma el camino, puedo decir cómo acercarse a ella.

La felicidad no es euforia, ni excitación, ni vehemencia. Sencillamente atañe una sensación de plenitud, de tranquilidad, de abundancia y paz interna que va más allá del chute de euforia que tienes cuando te compras un coche o apruebas un examen. Pero esta plenitud interior sólo se puede lograr estando alineado con un propósito.

 

Gif animado de Jake, el perro de la serie Hora de Aventuras

La felicidad no es la euforia

 

 

¿Es difícil ser feliz?

Es una lástima que todo a nuestro alrededor nos marque con grandes letreros luminosos que ser feliz es difícil, que no existe el amor, que hay que conformarse con tener vidas mediocres y ser “realistas”. Ser “realista”, como esta gente dice, es tener unas vidas vulgares y carentes, mientras en nuestras entrañas sigue palpitando ardientemente ese sueño por el que no estamos luchando. Ese sueño no se materializará jamás, a no ser que nos esforcemos en convertirlo en una realidad.

No sé si compartirás mi punto de vista, pero nadie a mi alrededor es feliz, ni mi familia, ni mis amigos… Creo que sólo he conocido a 3 o 4 personas felices, entre ellas, un antiguo profesor taoísta, enfermo terminal e increíblemente despierto y enérgico, que vivía la vida con una alegría y una pasión que desprendía felicidad allá donde iba. Desconozco si hoy en día seguirá vivo.

 

“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido” 

 

Imagen de Homer Simpson comiendo frente a la televisión

Ejemplo del día a día de muchas personas

 

No comprendo por qué existe tanta reticencia a aceptar que somos infelices, que estamos heridos y que nuestros corazones sufren, ¿quizás porque si lo admitimos, somos vulnerables? ¿pero acaso no somos más vulnerables lapidándonos entre capas de despojos y amargura? Nuestra sociedad ensalza lo “externo”, el vivir por y para las apariencias, para las relaciones, para el trabajo, el ocio y la evasión, ¿y dónde queda aquí nuestra esencia?

 

 

No eres feliz

Todos, en la profundidad de nuestros corazones, sabemos con certeza si estamos donde queremos estar. Si no estás ahí donde anhelas estar y tampoco estás esforzándote para mejorar tu situación y llegar donde sea que quieres llegar, entonces, sin ninguna duda, no eres feliz, y no sólo eso, sino que te estás cavando tu propia tumba en vida.

El término “mejorar” es un poco difuso. Qué hay en tu vida que puedas cambiar a mejor y qué no. No podemos cambiar factores externos, como la opinión que tengan de nosotros, o cómo reaccionen la familia, los amigos o la pareja ante nuestro propio cambio, por tanto, ¿para qué preocuparse? Sólo tenemos potestad de cambiar nuestra propia esfera (lo cual, lo es TODO en sí mismo, ya que nuestra perspectiva determina nuestro pequeño universo subjetivo).

 

No podemos ser felices, si no nos dedicamos en cuerpo y alma a aquello que amamos, y el trabajo tiene mucho que ver aquí.

 

Nos han hecho creer que el trabajo es un deber y una obligación para canjear las millones de falsas necesidades creadas por el sistema. Nos han hecho creer que tener trabajo es un lujo y un privilegio. Bien, pues yo no quiero tener un “trabajo”. Yo deseo tener un propósito por el que levantarme todas las mañanas y que inunde mi alma de emoción y alegría por vivir.

No quiero trabajar hasta que mis días de vida estén contados, a cambio de enriquecer a otra persona, que ni me conoce, ni soy nada más que un número para ella. Lamentablemente, mucha gente que piensa como yo, se ve anclada a un trabajo que no le llena y que ahonda cada vez más su vacío interior.

 

“El verdadero secreto de la felicidad consiste en exigir mucho de sí mismo y muy poco de los otros”

 

Necesitamos talento, no carreras universitarias. Necesitamos ideas, no trabajos esclavistas. Necesitamos bondad, amor y compasión. Hemos de ser fieles a nuestros ideales, pero antes de eso, deberíamos saber cuáles son nuestros ideales. Al reflexionarlo, nos daremos cuenta de que estamos yendo en contra de muchos de ellos con acciones tan socialmente aceptadas como criticar, cotillear, juzgar, denigrar, subestimar, decretar…

¿Imaginas un mundo donde todos nos fuésemos leales a nosotros mismos? No cabría en esa utopía la infelicidad, ni la insatisfacción, ni la carencia, ni el egoísmo…

 

El primer paso para alcanzar la felicidad es esa: integridad, lealtad, y, sobre todo, tener SIEMPRE en mente tu propósito, tu forma de hacer que el mundo brille más.

¿Qué vas a hacer hoy para mejorar el mundo?

Artículos relacionados