La Mansión Winchester en la actualidad: ¿Son reales sus mitos y fantasmas?

La Mansión Winchester en la actualidad: ¿Son reales sus mitos y fantasmas?

24/09/2018 2 Por Sara

¿Genialidad arquitectónica o fruto de una demente? Aquí cada cual tiene su opinión, pero lo cierto es que todos coinciden en que es única. Es muy improbable que no conozcas la historia de la impresionante Mansión Winchester, acuñada así por la riquísima viuda Sarah Winchester (1840-1922). En este artículo te propongo analizar la historia, los mitos y la realidad de esta fascinante estructura, ¿conoces la situación de la Mansión Winchester en la actualidad?

Sinceramente, me encantaría ser la persona que te transportase por primera vez a los misterios de la Mansión Winchester… pero lo veo francamente difícil. Esta maravillosa mansión es tan famosa que tiene hasta una película “hollywoodiense”, llamada “Winchester: La casa que construyeron los espíritus”.

 

 

No olvides ojear también:

Aprende qué es el esoterismo y para qué sirve

5 películas budistas que debes ver

Body Positivity y el amor propio: ¿cómo tener autoestima?

 

 

La Mansión Winchester en la actualidad

Antes de nada, debo mencionar que la Mansión Winchester es una de las “casas embrujadas” más populares del mundo actualmente. Es singular en casi cualquier aspecto por el que se quiera observar: motivo de construcción, arquitectura, eventos insólitos que ocurren en su interior, decoración, tecnología…

Esta mole que ocupa más de 20.000 m2, con sus 4 pisos de estilo victoriano, se encuentra en California. Hoy en día se ha convertido en un rentable museo. Las fotos aéreas que hay sobre el complejo simplifican la enormidad y complejidad que entrañan sus paredes.

 

Foto aérea de la Mansión Winchester

La colosal estructura de la Mansión Winchester, desde un plano aéreo. Fuente de la foto: ForoParalelo

 

¿Cuántas habitaciones tiene? Algunos datos de interés

Hay pequeñas variaciones dependiendo del artículo que elijas, pero todos rondan las mismas cifras:

Unas 160 habitaciones conforman la construcción, entre las que se encuentran 6 cocinas, 2 salones de baile, 2 sótanos y 13 baños. Se pueden contar las ventanas por miles (sin exagerar), y las puertas por centenares (en varias fuentes escritas en inglés comentan que hay más de 2.000). La mayoría de estas habitaciones se hayan completadas, aunque quedan algunas que no llegaron a terminarse.

El tiempo medio que una visita invierte en la “Winchester Mystery House” es de 3 horas. Y por lo que he podido leer, se van sin haber visto varias alas del recinto.

Y aunque con esta información ya basta para convertirla en un emplazamiento digno de mención, no es ni de lejos el plato principal. Para ello, necesito poner los cimientos adecuados, y explicaros qué llevo a Sarah Winchester a meterse en semejante tarea durante los últimos 38 años de su vida.

 

Imagen de una de las entradas de la Mansión Winchester

Una de las entradas de la mansión. Fuente: winchestermysteryhouse

 

 

Vida de Sarah Winchester antes de llegar a California

Quizás te suene el apellido Winchester. Sería algo normal, ya que da nombre a uno de los primeros rifles de repetición fabricados en masa. Sarah Winchester toma este apellido de su marido, William Wirt Winchester. William es el hijo del fundador de la que sería “Winchester Repeating Arms Company”, empresa que se encargó de dar forma al rifle que tanto se usaría durante la guerra de secesión estadounidense.

 

William y Sarah Winchester

William y Sarah Winchester

 

El padre de William, Oliver Winchester, muere en un accidente en diciembre de 1880, dejando su parte de la compañía a William. Aunque no por mucho tiempo, ya que debido a la tuberculosis, este muere 4 meses después. Así nos encontramos a Sarah Winchester, esposa y nuera de los difuntos, con un sueldo diario de 1.000$ de la época y siendo la accionista mayoritaria de la empresa.

Cabe decir, que esta no es la primera muerte a la que se enfrentó Sarah. Con apenas unas semanas de vida, Annie, la hija del matrimonio Winchester muere de marasmo (desnutrición por deficiencia energética) en 1866. Tardó una década en sobreponerse a su pérdida, para tener como resultado unos años después la muerte de su esposo William.

Si tenemos en cuenta ambas tragedias, la vida de Sarah estaba en uno de sus momentos más críticos. Que esta mujer buscase ponerse en contacto con el espíritu de su difunto marido, como cuenta la historia, no parece muy descabellado. Aquí empieza lo espeluznante del asunto.

Según esta sucesión hechos, Sarah acudió a un salón de espiritismo pidiendo hablar con su marido. En esta sesión, su marido le transmitiría que había una pesada maldición sobre ella. Por ello, debía dar descanso a los espíritus de todos aquellos que encontraron su muerte por un disparo del rifle Winchester. Tenía que abandonar su hogar y dirigirse a California. Allí, cuando sintiese que había dado con el sitio adecuado, debería de empezar a construir una casa sin llegar a terminar nunca las obras.

 

“Si continúas construyendo, vivirás. Pero si te detienes, morirás”

~Supuestas palabras dichas por el médium.

 

 

La construcción de la Mansión Winchester

Sea verdad o no, lo cierto es que Sarah abandonó su casa y se instaló en California. Derribó la casa que había allí construida, y empezó las obras de la que es la Mansión Winchester en la actualidad. No necesitó a ningún arquitecto, ya que ella misma daba las directrices a los más de 20 carpinteros que tenía contratados. Se dice que las obras no paraban nunca, todos los días del año, fuese de día o de noche.

 

Imagen de una parte de la Mansión Winchester donde se construyó una ventana dentro del suelo.

Ventanal dentro del suelo. Este es sólo un ejemplo de los cientos de misterios que esconde la Mansión Winchester

 

Estas caóticas directrices se llevaban a cabo rigurosamente, por más que los resultados fuesen incoherentes. Volviendo a la historia, Sarah se encerraba todas las noches en una habitación destinada a contactar con los espíritus, y aunque no se sabe qué ocurría en su interior, cada mañana entregaba los nuevos planos al capataz.

Sarah Winchester demostró tener conocimientos de arquitectura, y un gusto refinado a la hora de decorar su mansión. No escatimó gastos en contratar a “Tiffany Company” para que modelaran varias vidrieras hechas por encargo, algunas diseñadas por ella misma. Los suelos eran del mejor parqué, con molduras e incrustaciones a mano. Los candelabros eran de plata o de oro.

 

Fotografía de unas increíbles vidrieras de una de las áreas de la Mansión Winchester

Increíbles vidrieras de una de las áreas de la estructura

 

También invirtió mucho dinero en avances tecnológicos del momento, y proveyó a su mansión con auténticos lujos para la época: Lámparas a gas que se encendían apretando un botón, fontanería necesaria para las duchas internas y un sistema de calefacción por aire. La Mansión también contaba con 3 ascensores repartidos por el complejo y con unos tubos intercomunicadores, a través de los cuales uno se podía comunicar con otras salas de la casa. Efectivamente, la Mansión Winchester es tan peculiar por dentro como por fuera.

 

 

Uada domum, la “maldición” de la Mansión Winchester

Puede ser que estés pensando que la Mansión Winchester es una maravillosa morada en la que vivir, y no estarás más lejos de la realidad. Los constantes cambios en los planos, o la deslocalizada mente de la señora Winchester, hacían que la construcción no tuviese ninguna lógica. Pasillos ciegos, puertas que dan a tapias (e incluso una que da al aire libre, sin nada que pisar una vez la cruzas), ventanas interiores, y ventanales en el suelo. Escaleras que topan con el techo, o tramos de escaleras que has de bajar para dar de frente a otra que te obliga a subir de vuelta.

 

imagen de unas escaleras de la Mansión Winchester

Ilógicas escaleras de la Mansión Winchester

 

Algunas fuentes afirman que sólo había dos espejos en toda la casa, ya que, al parecer, los espejos disgustaban a los espíritus, y la Sra. Winchester no quería enfurecerlos de más. Mientras que otras fuentes cuentan que sí había espejos, que servían para confundir a los espíritus.

 

El terremoto que casi destruye la Mansión Winchester

En 1906, durante un terremoto, la construcción se vio afectada en muchos de los cuartos. En aquél entonces, había hasta 7 plantas construidas en una sección, que se vino abajo y no se volvieron a reconstruir. Además, la Sra. Winchester se quedó encerrada en su habitación durante algunas horas, ya que el destrozo generado por el sismo obstaculizaba cualquier salida del cuarto.

Este contratiempo afecto tanto a la obra, como a la psique de su arquitecta, que pensó que era un castigo perpetrado por las almas en pena. A partir de ese día, las obras continuaron más con el fin de mantener distraídos y confundidos a los espíritus que para darles un descanso.

 

Fotografía de la Mansión Winchester antes del terremoto

Fotografía de la Mansión Winchester antes del terremoto

 

En sus sesiones de espiritismo, Sarah debía contactar con una entidad que le aconsejaba cómo encauzar la obra cada nuevo día. Se cree que la dueña conocía pasajes secretos para moverse por la casa, que sólo estaban en su conocimiento tras los constantes cambios.

En muchas ocasiones se podían sentir ráfagas de aire gélido en habitaciones que no tenían apenas ventilación. También se dice que se escuchaban lamentos provenientes de los fantasmas que moraban por la casa, tanto de pena y lástima como de rabia. Además existían muchas otras curiosidades típicas de casas embrujadas.

 

Imagen de una escalera dentro de otra escalera de la Mansión Winchester

Escalera dentro de otra escalera. Al parecer, Sarah W. sufría de artritis, y estás escaleras con cómodos escalones era la alternativa más apropiada para su enfermedad.

 

El misterio del número 13

El número 13 es un número especial, ya que hay una curiosidad estructural alrededor del número.

Existen 13 baños en la mansión.

Los sumideros de las duchas tienen 13 agujeros.

Multitud de escaleras con 13 peldaños.

El armario del dormitorio de la Sra. Winchester tenía hueco para, exactamente, 13 perchas, ocupadas por sus 13 vestidos.

Candelabros de 13 velas.

Y la anécdota más sonada: Su testamento estaba dividido en 13 secciones y firmado 13 veces.

 

Si buscas información en Wikipedia, podrás leer que algunas personas que entraron en la Mansión no volvieron a salir. Podría ser que encontraran una salida desconocida por el resto, o que se perdieran entre los pasillos y habitaciones sin fin.

Hasta el momento de su muerte a sus 82 años, el día 5 de septiembre de 1922, no cesaron las obras en la Mansión Winchester. Se la encontró muerta en su cama, habiendo vuelto a su cuarto tras la sesión de espiritismo de la noche anterior, en perfectas condiciones.

 

Fotografía de Sarah Winchester, rondando el año 1911

Fotografía de Sarah Winchester, rondando el año 1911

 

 

¿Realidad o mito?

Para algunos, esta sucesión de eventos es demasiado fantástica, y le buscan otra explicación. Como por ejemplo la biógrafa de su vida, Mary Jo Ignoffo explica en su libro otra realidad muy diferente. Esta mujer sostiene que la señora Winchester era una aficionada a la arquitectura. De hecho, sus dotes arquitectónicas son, en muchos aspectos, francamente geniales.

Esta afición tendría su origen en el trabajo de carpintero de su padre. Por tanto, esto negaría el motivo mítico de la construcción de la Mansión asociado a los fantasmas. De este modo, lo que la viuda estaría haciendo con la Mansión no sería otra cosa que poner en práctica sus conocimientos sobre arquitectura: probando estilos de diferentes países, desestimando modelos o piezas que no fuesen de su gusto…  Al fin y a al cabo, su obra sería un gran experimento (¡y tanto que lo fue!).

 

Frame de la película inspirada en la historia de Sarah Winchester: "Winchester: La casa que construyeron los espíritus"

Frame de la película inspirada en la historia de Sarah Winchester: “Winchester: La casa que construyeron los espíritus”

 

La biógrafa oficial afirma en La cautiva del laberinto, que era mentira que los carpinteros trabajasen noche y día. Del mismo modo, asegura que la Sra. Winchester no vivía normalmente en esa Mansión. Parece ser que Sarah acudía muy de vez en cuando a visitarla. Sea como fuere, según su testimonio, la aclamada Mansión Winchester no era esa su residencia cotidiana.

 

Un periodista defendía la cordura de Sarah Winchester

El artículo titulado “el taller de una mujer arquitecto”, publicado en un periódico local de California unos años antes de la muerte de Sarah, apoya esta hipótesis. En el artículo, escrito Merle H. Gray se deja plasmado que la viuda era una notable compositora musical y una gran filántropa, y “que su famosa casa de los misterios era un mero taller y su estructura la mera colección de apuntes que una mujer de una inmensa fortuna tomaba para instruirse a sí misma en la arquitectura de varios países”.

 

Imagen de la Mansión Winchester donde se puede observar una puerta que da a la nada.

Imagen de la Mansión Winchester donde se puede observar una puerta que da a la nada. Fuente de la imagen: Wikipedia

 

Quizá sea todo un montaje orquestado por los posteriores dueños del terreno tras la defunción de la Sra. Winchester. Naturalmente, una casa-museo es más mediática si tiene una buena historia de fantasmas entre sus paredes. “La casa que construyeron los espíritus” vende mucho, tanto como para tener su propia película.

O quizá sí exista un motivo oculto tras la construcción, uno que no tenga nada que ver con lo que se cuenta. De cualquier forma, la Mansión Winchester en la actualidad sigue siendo un lugar cargado de historia y misterio.

Por cierto, multitud de individuos afirman haber sido testigos de fantasmas o entidades espectrales en la Mansión Winchester. Se pueden encontrar multitud de fotografías e información al respecto en la red.

 

Enlaces de interés:

https://www.revistaad.es/arquitectura/articulos/winchester-joya-arquitectura/20168

https://www.smithsonianmag.com/history/heiress-gun-empire-built-mansion-forever-haunted-blood-money-built-it-180959712/

https://destinoinfinito.com/casa-misterios-winchester/

http://www.cabovolo.com/2009/05/la-casa-encantada-de-los-winchester.html

https://culturizando.com/la-tenebrosa-historia-de-la-casa/

https://es.wikipedia.org/wiki/Mansi%C3%B3n_Winchester

 

Foto de la portada: Winchester House

Artículo redactado por Víctor G.R.