5 películas budistas que debes ver: espiritualidad budista y filosofía

5 películas budistas que debes ver: espiritualidad budista y filosofía

23/08/2018 4 Por Sara

El budismo resulta tan, pero tan fascinante en Occidente, que me gustaría recomendaros cinco películas budistas. Algunas son en dibujos (anime) y otras con personas de carne y hueso. Desde luego, hay muchísimas otras películas acerca del budismo, así como documentales fascinantes. Iré recomendándolos progresivamente.

Efectivamente, somos muchos a los que nos interesa el budismo. Sabréis que el budismo como tal se divide en dos grandes corrientes: el budismo Majayana (lit. ‘gran vehículo’) y el Hinayana (‘pequeño vehículo’).

 

Esquema de las dfiferentes escuelas budistas. Link de Wikipedia

Escuelas budistas. Fuente: Wikipedia

 

Su diferencia fundamental radica en que el budismo Majayana (la corriente predominante en el Tíbet, China y Japón, entre otros), afirma que todos los seres humanos somos capaces de convertirnos en Boddhisattvas. Un Boddhisattva es aquel Buda que se ha iluminado en beneficio de toda la Humanidad.

Sin embargo, el budismo Hinayana sostiene que no todos podemos convertirnos en Boddhisattvas, pero sí podemos convertirnos en arhats, es decir, aquel que se ilumina y encuentra el Nirvana, pero no ayuda a nadie más que a sí mismo. El budismo Mahayana considera esta última idea como “egoísta”.

 

 

También te interesará ojear:

Medicina Tibetana: ¿Cómo ve el budismo tibetano la enfermedad?

Jhanas budistas: Las abstracciones meditativas del Buda

Los mudras: ¿Qué son y para qué sirven?

 

Siete años en el Tíbet

La primera película budista de la que hablaremos es la famosísima película, protagonizada por Brad Pitt, Siete años en el Tíbet. En realidad, esta película budista es una adaptación del libro con el mismo título. En ella, se narra la historia real del montañista, escritor y alpinista Heinrich Harrer (ya fallecido en enero del 2006). Así pues, nos muestra el deambular de Heinrich Harrer (de origen austriaco, afiliado a las S.A. y luego a las S.S.) por el norte de la India y el Tíbet durante la fatídica II Guerra Mundial.

 

Portada y contraportada de Siete años en el Tíbet, formato VHS

Portada y contraportada de Siete años en el Tíbet, formato VHS

 

Esta película budista nos aporta grandes enseñanzas para trascender el ego y vivir la vida de forma más calmada y profunda. Heinrich Harrer, acompañado por su compañero Peter Aufschnaiter, serán testigos del devenir de la II Guerra Mundial y del comienzo del comunismo en China. Heinrich y Peter consiguen adentrarse en la ciudad prohibida de Lhasa, en el Tíbet, donde reside el pequeño décimocuarto Dalai Lama (el Dalai Lama actual). Finalmente, se convierte en el maestro personal de su Santidad el Dalai Lama, que por entonces era tan sólo un niño.

En 1952 Heinrich regresó a Occidente y mantuvo una íntima amistad con el Dalai Lama hasta el fin de sus días. Fue una figura muy querida tanto en Austria como en el Tíbet. Al momento de morir, su familia comunicó a los medios que Heinrich había partido hacia la que sería su última expedición.

 

Heinrich Harrer junto a su Santidad en Dalai Lama, en Julio de 1992

Heinrich Harrer (con 80 años) junto a su Santidad en Dalai Lama, en Julio de 1992

 

¿Qué nos enseña esta película budista?

1. La bondad de un corazón puro.

2. El sufrimiento innecesario que crea el ego.

3. La compasión del, por entonces, pequeño Dalai Lama.

4. La desolación del Comunismo Chino sobre el Tíbet.

5. El perdón.

 

 

Milarepa

Esta segunda película budista nos narra la fascinante historia de una figura importantísima dentro del budismo tibetano: Jetsun Milarepa. Mila significa ‘el de ropaje de algodón’ y repa es un sufijo muy común dentro de los yoguis, que hace denotar la puerza de sus vestimentas.

 

Dibujo de Jetsun Milarepa

Jetsun Milarepa: El primer ser humano en iluminarse plenamente en una sola vida

 

Las primeras palabras que nos transmite esta película dicen así:

” El Tíbet del siglo XI era una tierra de budistas y místicos, en la que lamas, brujos errantes y yoguis eran vistos volando surcando los cielos. En el año del Dragón de Agua (1052) en una alta y árida llanura a la sombra de la Gran Montaña Tisi, nació un niño. Destinado a llegar a ser una de las figuras más preciadas de la historia del Tíbet, el relato de su vida se convertía en inspiración para millones. Era el ilustre Milarepa”.

Milarepa (1052-1135), cuyo nombre de nacimiento fue Mila Thöpaga , fue el primer tibetano en alcanzar la iluminación. Su historia, como muchas otras, tiene un principio trágico: su padre muere cuando él es tan solo un niño y sus tíos (hermanos de su padre) lo despojan de todos sus bienes y abusan de ellos como esclavos, prácticamente. La madre de Milarepa, al punto de plantearse el suicidio, manda a su hijo a estudiar la Magia Bön (también considerada brujería o magia negra).

Tras estudiar la Magia Bön concienzudamente, éste vuelve a su pueblo natal y convoca una tormenta eléctrica que acaba con la vida de 35 personas (no se sabe a ciencia cierta si sus malvados tíos murieron en tal arrebato mágico). Lo que sí parece ser cierto es que Milarepa, sabiéndose culpable de tal desgracia, se enbarcó en la búsqueda de un lama, de un Maestro espiritual.

Su Maestro resultó ser Marpa Lotsawa, también llamado “el traductor”. Milarepa se convirtió en su discípulo y tras largos años de estudio y meditación, llegó al estado de Vajradhara (la plena Iluminación de la consciencia). En consecuencia, se convirtió en un auténtico Maestro asceta, transmitiendo sus enseñanzas desde la intimidad de la cueva de Drakar Taso. En esta cueva, Milarepa pasó 24 años de su vida y se conoce dentro del budismo tibetano como Cueva Namkading o sencillamente Cueva de Milarepa.

Se dice de Milarepa que no sólo fue el primer tibetano en alcanzar la iluminación (recordemos que Gautama Buda fue nepalí) y, asimismo, se cree que Milarepa fue el primero en alcanzar el estado de Iluminación en una sola vida.

 

La película, del año 2006, la tenéis en YouTube subtitulada en español (click aquí). Es una pena, porque en esta película sólo se narra la historia de Milarepa desde su alumbramiento hasta el instante en que, tras aprender magia negra, se da cuenta de que ha hecho mal al matar egoístamente a 35 personas de su aldea. La segunda parte de la saga, titulada Milarepa: sendero hacia la iluminación, del año 2009, me ha sido imposible localizarla en internet (¡y menos en español!).

 

Imagen de Milarepa con la piel verde

Es muy normal encontrar representaciones de Milarepa con la piel verde. Esto se debe a que, según se cree, Milarepa acabó cogiendo un cierto tono verdoso en la piel debido a su dieta ascética de hojas de ortiga. Su mano derecha tras su oreja en posición de escucha simboliza su entendimiento de las enseñanzas del Buda.

 

→ Os comparto también una charla de Rafael Navarro sobre el camino espiritual de Milarepa, por si es del interés de alguien. Asimismo, aquí tenéis un artículo algo más esotérico sobre Milarepa de la famosa web espiritual Hermandad Blanca.

 

¿Qué nos enseña esta película budista?

1. El sufrimiento nos acompaña a todos. Todos vivimos miserias, y son ellas las que nos hacen despertar.

2. El secretismo y esoterismo existente en las sectas budistas tibetanas, completamente desconocidas en Occidente.

3. El poder de la mente, de la meditación y de la atención plena.

4. La vida humana es un privilegio, del que hay que estar agradecido.

5. La venganza nos encamina hacia la perdición. El enemigo nunca es el que te hace daño, es la propia mente.

 

 

El pequeño Buda

El pequeño Buda es una película maravillosa, dirigida por el guionista italiano Bernardo Bertolucci, allá en el año 1993. Como muchos sabréis, cuando un gran lama está próximo a morir, prevee con antelación dónde y cuándo reencarnará de nuevo. Cuando el alma del gran lama va a reencarnar de nuevo, algunos avanzadísimos lamas deben encargarse de buscar y reconocer al niño. Estos lamas suelen tener visiones acerca del paradero del muchacho, de sus cualidades, etc. Los procedimientos para probar al niño-candidato y averiguar si, efectivamente, es la reencarnación del lama en cuestión, no son nada fáciles.

 

Carátula y contraportada de la película el pequeño buda en VHS

Portada y contraportada de la película El pequeño Buda. En la contraportada aparecen Jessie (el niño rubio), Rayu (el niño más pequeño) y Gipta (la niña hindú). Gipta representa la tierra, Jessie el agua y Rayu el aire.

 

En esta película budista se puede observar a la perfección los procedimientos que el niño debe superar exitosamente para consagrarse como la reencarnación de un lama. En este caso, el Lama Norbu se embarca en un viaje hacia Seattle gracias a las visiones de un monje, donde, al parecer, le espera la reencarnación del magnífico Lama Dorje.

La reencarnación del Lama Dorje resulta ser un pequeño niño llamado Jessie, el cual supera todas las pruebas que se le plantean. Sin embargo, hay otros dos niños que también superan todas las pruebas: Rayu y Gipta.

Finalmente, tras mucho esfuerzo, pruebas e incluso la ayuda de un gran Oráculo (son muy frecuentes en los círculos esotéricos de los grandes lamas y del Dalai Lama), se descubre que los tres niños son, en realidad, la reencarnación del mismo Lama. Es decir, el Lama, por algún motivo, decidió encarnar en tres cuerpos dispares (1 alma en 3 cuerpos), para poder así manifestar diferentes cualidades en cada individuo.

 

He encontrado esta película en español subida a YouTube, así que dejo el enlace aquí para que podáis verla gratis y sin esfuerzo. Eso sí, la calidad deja qué desear.

 

¿Qué nos enseña esta película budista?

1. La complejidad y esoterismo que entraña al acto de morir y reencarnar dentro de los altos círculos budistas.

2. La posibilidad de que un mismo alma encarne en cuerpos diferentes para manifestar diferentes naturalezas.

3. El poder de la fe y de la esperanza.

4. La idea de la vacuidad.

5. El sufrimiento que crea el apego a la forma.

6. Los misterios del Bardo (momento entre la muerte y la reencarnación). La doctrina del Bardo se halla contenida en el Libro Tibetano de los Muertos (el llamado Bardo thodol). Corresponde al estado del “limbo” en el que el individuo ha muerto y aún no se ha reencarnado. La tradición tibetana esotérica estima que son cuarenta y nueve los días que pasa el individuo en el Bardo, antes de reencarnarse de nuevo.

 

 

Kundun

Kundun, que significa ‘la presencia’, es una película budista que narra la increíble vida del actual Dalai Lama, desde su niñez hasta el momento en que debe exiliarse a la India por el auge del comunismo chino de Mao.

Dirigida por el gran Martin Scorsese, la película fue candidata a tres premios óscar (y no es para menos). Tras esta película, se encuentra una inusual historia. Kundun fue escrita por la guionista Melissa Mathison (guionista también de E.T. el extraterrestre). Ésta se reunió con el Dalai Lama y le solicitó la posibilidad de hacer una película biográfica sobre su Santidad. Éste, sorprendido, le dijo que sí, y se reunieron varias veces más para poder conocer los detalles de su vida.

 

Frame de la película en el cual aparecen el pequeño Dalai Lama y su madre

Frame de la película en el cual aparecen el pequeño Dalai Lama y su madre

 

Los actores de la película no son, en su mayoría, “actores de verdad”, sino conocidos, amigos o familiares del propio Dalai Lama. A raíz de Kundun, Melissa, su marido por aquel entonces Henry Ford (se divorciaron en 2004) y Scorsese tienen terminantemente prohibida la entrada al Tíbet. Desde luego, esta película plasma fielmente las atrocidades acometidas por los soldados chinos contra el pueblo tibetano.

Asimismo, en esta película también se observan los procedimientos esotéricos que se han de llevar a cabo para determinar si un niño es, o no es, el mismísimo Dalai Lama. Los procedimientos son muy parecidos a los anteriormente vistos en la película El pequeño Buda. Esta película es complementaria a Siete años en el Tibet, pues ambos films muestran parte de la niñez del Dalai Lama y del arraigo del comunismo Chino sobre el Tibet.

 

Manifestación a favor de la libertad y justicia para el Tibet

Manifestación a favor de la libertad y justicia para el Tibet, tras la apropiación china

 

¿Qué nos enseña esta película budista?

1. Las terribles masacres y torturas que sufrieron los tibetanos a raíz de la expansión china de Mao.

2. La profunda compasión de un verdadero Boddhisattva, el Dalai Lama.

3. Las enseñanzas del Amo, la serenidad y el desapego a la materia.

4. La historia del decimocuarto Dalai Lama, hasta que cumplió 18 años.

5. El por qué del -desconocido en Occidente- clamor de “Tibet Libre” y el movimiento pacífico por la Independencia del Tíbet.

 

 

Buda, el gran viaje

Finalmente, encontramos la película budista por autonomasia: Buda, el gran viaje. Se trata de una amena película en formato anime (típica caricatura japonesa), en la que se plasma la vida y mitos de Siddharta Gautama, conocido también como Buda Sakiamuni​ o sencillamente Buda. Algunos hinduístas afirman que Buda fue un avatar (es decir, una encarnación terrestre) del benevolente dios Visnú. La figura de Buda ha sido reconocida en multitud de sectas, doctrinas, enseñanzas y religiones, desde la teosofía, la Comunidad Ahmadía, el maniqueísmo, y hasta la cienciología.

Buda significa ‘el Iluminado’. Siddharta a su vez podría traducirse como ‘aquel que logra sus objetivos’. Su nombre, desde el inicio de su vida, le auguró un buen destino.

 

Buda, el gran viaje

Buda, el gran viaje

 

Buda, el gran viaje es una película que fácilmente pueden ver los niños, pues sigue una trama fácil, divertida y, sobre todo, didáctica. Sinceramente, la recomiendo mucho para todo aquel que esté interesado en la vida de Buda. Aquí tenéis la película para verla en YouTube, en español.

 

¿Qué nos enseña esta película budista?

1. La interesantísima historia real de Gautama Buda, una de las figuras más importantes y antiguas de la verdadera Espiritualidad.

2. El llamado Camino Medio que descubrió Buda tras su práctica ascética. Esto significa vivir en equilibrio, sin irse a ningún extremo.

3. Desde luego, la importancia de la práctica espiritual y meditativa.

4. Todo lo que nace, está destinado a marchitarse y morir.

5. La necesidad de trascender el Samsara, la rueda de reencarnación budista.

 

 

Foto de la portada: Budismo Theravada

Artículos relacionados